Los bomberos consiguieron dominar el 85 % del área del incendio que se mantiene activo en Vila de Rei, en el centro de Portugal, aunque las altas temperaturas y el viento hacen prever una tarde de "intenso trabajo".

| Fuente: AFP

"Desde esta mañana hemos conseguido mantener el incendio dentro de los límites que ya había alcanzado", señaló el comandante de Protección Civil Luís Belo Costa en rueda de prensa, en el centro de operaciones instalado en la región asolada por el fuego.

| Fuente: AFP

Aunque la situación es "considerablemente mejor" que a primera hora de la mañana, el incendio todavía no está dominado y los bomberos se preparan para entrar en las horas más complejas del día, donde se esperan las temperaturas más altas.

| Fuente: AFP

El fuego de Vila de Rei es el único de los cinco fuegos declarados el sábado en el distrito de Castelo Branco que continúa activo, después de que los otros cuatro, todos en la localidad de Sertã, fueran controlados por los bomberos.

| Fuente: AFP

Durante la mañana de este domingo se produjeron "muchas reactivaciones", especialmente en Sertã, señaló el comandante Belo Costa, que explicó que si no hubiesen mantenido efectivos en el terreno la situación podría haberse complicado.

| Fuente: AFP

La cifra de heridos provocados por estos incendios subió a 20, ocho bomberos y doce civiles, aunque sólo uno de ellos es grave, un civil que fue trasladado a la unidad de quemados de un hospital de Lisboa.

| Fuente: AFP

Las autoridades no han ofrecido todavía cifras oficiales del alcance del incendio, pero el Laboratorio de Fuegos de la Universidad de Trás-os-Montes calcula, según medios locales, que ya ha arrasado 8.500 hectáreas. 

| Fuente: AFP

El ejército portugués anunció el envío de refuerzos. El Estado Mayor del ejército enviará a 20 militares y cuatro máquinas para "abrir vías con el fin de facilitar el acceso de los bomberos", según un comunicado de las fuerzas armadas.

| Fuente: AFP

El sábado se desplegaron una veintena de aviones y helicópteros antiincendios pero los vuelos se interrumpieron al caer la noche, en esta región montañosa y cubierta de bosques donde 114 personas murieron en una ola de mortíferos incendios, en junio y octubre de 2017, una catástrofe por la que Portugal aún está traumatizado.

| Fuente: AFP

Los incendios forestales, atizados por violentos vientos, se declararon la tarde del sábado en tres frentes en zonas de difícil acceso de la región de Castelo Branco, 200 km al norte de Lisboa.

| Fuente: AFP

Uno de los tres incendios, el que resultaba más amenazador el sábado, quedó contenido en un 90%, anunció el comandante Belo Costa; pero el segundo, en el distrito de Vila de Rei, generaba mayor preocupación durante la madrugada.

| Fuente: AFP

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, expresó su "solidaridad con los cientos de personas que luchan contra el flagelo de los incendios", en un mensaje publicado en el sitio de la presidencia.

| Fuente: AFP

Debido al calor y a las fuertes borrascas, seis regiones del centro y el sur de Portugal entraron el sábado en alerta máxima por incendio.

| Fuente: AFP

Mientras el fuego avanza sin control hacia Sarnadas, vecinos como Lourdes, que se afanan por coger agua en la fuente pública, no entienden cómo es que tardan tanto en llegar los medios aéreos.

| Fuente: AFP

Al norte, un frente de llamas cerca Sarnadas y por el sur, el frente es de más de 500 metros de fuego, por lo que los agentes de la Guardia Nacional Republicana alertan a los vecinos de que "es el momento de huir", asegura uno de los guardias.

| Fuente: AFP

El humo hace difícil la respiración y las personas mayores son ayudadas a abandonar la población. Mientras tanto, el alcalde de Mação, Vasco Estrela, ayuda a los bomberos sujetando mangueras para que las llamas no se cuelen en las viviendas.

| Fuente: AFP

De forma paralela, la situación también es trágica en otra aldea de la comarca de Mação, en Casas da Ribeira, donde el fuego se coló en una vivienda deshabitada una hora más tarde.

| Fuente: AFP

Esta pequeña población también permaneció rodeada por varios frentes, mientras los efectivos terrestres y aéreos realizaban numerosas descargas para atajar el avance, tarea muy compleja por el fuerte viento.

| Fuente: AFP

Aunque casi un 90 % de la superficie calcinada de ayer, sábado, está controlada, las reactivaciones -en un perímetro de 50 kilómetros- eran constantes y los medios no podían atender tantos focos, sobre todo desde primera hora de la tarde.

| Fuente: AFP

Las próximas horas serán complicadas y la noche tendrá en vilo a las numerosas aldeas de las comarcas afectadas, ya que el escenario es de mucha incertidumbre, debido a que los frentes con mayor actividad, en la comarca de Mação, no cesan en su avance y consumen cientos de hectáreas de pino, monte bajo y eucalipto.

| Fuente: AFP
¿Qué opinas?