Brasil es el segundo país en el mundo con más muertos por la COVID-19. | Fuente: AFP

Brasil, uno de los epicentros mundiales de la pandemia del coronavirus, rebasó este martes las 240 000 muertes por COVID-19 tras contabilizar 1 167 decesos en las últimas 24 horas, mientras que los casos confirmados se acercan a los 10 millones, informó el Ministerio de Salud.

Según los datos difundidos por la cartera, el total de fallecidos en el gigante suramericano asciende ahora a 240 940, en tanto que el número de infectados llegó a 9 921 981, después de que las autoridades confirmaran 55 271 nuevos contagios en la última jornada.

Así, la tasa de mortalidad por el nuevo coronavirus se situaba este martes en 115 decesos a cada 100 000 habitantes, mientras que la incidencia era de 4 721 contagiados por cada 100 000 personas.

El Ministerio informó además que 8 883 191 infectados ya están recuperados de la enfermedad en el país y otras 797 850 personas siguen bajo acompañamiento médico.

Carnavales clandestinos

Las cifras confirman a Brasil, con unos 212 millones de habitantes y que vive una segunda ola de la pandemia, como el segundo país en el mundo con más muertos por la COVID-19, detrás de Estados Unidos, y el tercero con más casos, después de la nación norteamericana e India.

Los expertos temen ahora que los números se disparen aún más a lo largo de las próximas dos semanas, tras el término este miércoles del carnaval de 2021, cuyas festividades oficiales fueron canceladas pero han ocurrido eventos de forma clandestina en diversas ciudades del país.

Desde el pasado viernes, fecha en la que estaba programado el inicio de las celebraciones carnavalescas, se han registrado fiestas secretas, a la espalda de la ley, que reunieron a cientos de personas, muchas sin mascarilla, en varios estados, como Río de Janeiro, Sao Paulo, Río Grande do Norte, Río Grande do Sul y Santa Catarina.

Asimismo, pese a que los tradicionales desfiles de escuelas de samba y comparsas callejeros han sido cancelados en todo Brasil para evitar las aglomeraciones, muchos brasileños se han volcado a las playas del extenso litoral marítimo del país para disfrutar del verano austral sin el mínimo distanciamiento social recomendado.

(Información de EFE)