Café en Italia.
En total, en Italia hay 10.790 contagiados, de los que más de 5.800 se encuentran hospitalizados. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: MIGUEL MEDINA

La Policía en Italia, país más golpeado por la epidemia del COVID-19 en Europa, está forzando a los clientes de los cafés a sentarse separados por una distancia mínima de un metro, como parte de las medidas para impedir la expansión del nuevo coronavirus. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció esta y otra medidas para contener el virus el pasado lunes.

Es así que la Policía de todo el país ha comenzado a patrullar los cafés, con el objetivo de garantizar que las personas que acuden a ellos se mantengan alejadas entre sí, y que estos establecimiento permanezcan abiertos al público solo hasta las 6:00 p.m.

“Es malo. La gente está aterrorizada. Nunca había visto algo así”, contó a The Independent Massimo Leonardo, dueño de un supermercado local.

Italia se ha convertido en el país afectado por la pandemia del COVID-19 después de China: el último balance reporta 827 fallecidos, mientras que los pacientes contagiados casi alcanzan los 12,500. Lorenzo Codogno, economista y jefe del Tesoro italiano, aseguró que la producción económica del país se ha reducido entre un 10% y 15% debido a las medidas adoptadas por el Gobierno.