Los estados de EE.UU. toman medida ante el incremento de casos de la COVID-19. | Fuente: EFE

Reducir el contacto social es uno de los objetivos de las nuevas medidas adoptadas para frenar la propagación de la COVID-19 en los estados de EE.UU. en los que ha repuntado, como es el caso de Florida, donde este sábado se contabilizaron 10 328 casos nuevos y 90 fallecimientos.

Las muertes asociadas al nuevo coronavirus bajaron por primera vez en cuatro días por debajo del centenar, una buena noticia para los floridanos preocupados por la escalada registrada desde mediados de junio, que ha hecho de Florida el tercer estado en número de contagios de un país que es el número uno a nivel mundial.

El número de casos en Estados Unidos superó este sábado los 3 650 000, mientras que las muertes ascendieron a 139 300, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

En Florida, desde el 1 de marzo hasta hoy 337 569 personas se han contagiado y 4 895 han fallecido por la COVID-19, de acuerdo con los datos facilitados por el Departamento estatal de Salud.

Miami-Dade, el epicentro de la COVID-19 en Florida y cuarto condado del país por número de casos, se apuntó 3 159 positivos en 24 horas y la cuenta total subió hoy a 81 026, de los cuales 1 274 fueron casos mortales.

Las autoridades de Miami-Dade y sus ciudades, así como las de otros dos condados del sur de Florida, Broward y Palm Beach, con 1 298 y 684 casos nuevos hoy cada uno, anunciaron medidas para tratar de frenar el avance de la COVID-19 sin ordenar una nueva cuarentena que tendría efectos nefastos en la economía y el empleo.

En Miami Beach, los residentes y turistas que quieran divertirse, solo podrán hacerlo hasta las 8 p.m. | Fuente: EFE

SE ACABÓ LA FIESTA

Mascarillas obligatorias, límites a las concentraciones de personas no solo en ámbitos públicos y toques de queda desde más temprano son la combinación favorita en estos paquetes.

En Miami Beach desde hoy los residentes y turistas que quieran divertirse, con las restricciones de rigor, en la zona de restaurantes, bares, discotecas y clubes de South Beach solo podrán hacerlo hasta las 8 p.m. hora local.

A esa hora comenzará un toque de queda que en otras ciudades de Miami-Dade comienza a las  8 p.m. hora local y que no rige para trabajadores esenciales, entre otras excepciones.

Además, las reuniones en domicilios particulares están limitadas a diez personas y los infractores pueden enfrentar cargos penales.

Las fiestas juveniles que han proliferado con la reapertura de los estados después del confinamiento son una de las actividades sociales que más preocupan a los médicos y responsables de salud pública en todo Estados Unidos.

Una concentración no juvenil pero preocupante igualmente, la convención estatal del Partido Republicano de Texas, el cuarto estado del país con más contagios, recibió un "no" de la justicia.

"En medio de una pandemia, las puertas (de la convención estatal republicana) permanecen cerradas", dijo el alcalde de Houston, el demócrata Sylvester Turner, al anunciar este sábado el fallo de un tribunal de apelaciones en su cuenta de Twitter.

California registra 366 164 casos positivos y 7 457 fallecidos por la COVID-19. | Fuente: EFE

REPUNTES EN ARIZONA Y CALIFORNIA

En Arizona, otra de los "zonas rojas" de la COVID-19, ha habido 141 265 casos hasta hoy, y las muertes totalizan 2 730, con el récord de 147 en un solo día establecido este sábado.

Más del 43 % del total de casos corresponde solo a lo que llevamos de julio.

El aumento de casos en California, que ya registra 366 164 positivos y 7 457 fallecidos, ha golpeado incluso a regiones que desde el inició de la pandemia implantaron medidas muy estrictas como la ciudad de San Francisco, que ingresó en la lista de vigilancia del estado por el rebrote de la enfermedad.

La alcaldesa de San Francisco, London Breed, imploró este viernes a los residentes de la populosa ciudad que eviten reunirse con otros fuera de sus hogares.

La misma recomendación la hacía el alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, mientras advertía que la ciudad "todavía se dirige en la dirección equivocada" y podría verse obligado a decretar nuevamente el confinamiento.

Los Angeles, el condado más poblado de Estados Unidos con casi 10 millones de personas, sigue sin poder controlar el avance del coronavirus y sobrepasó hoy dos récords sombríos: más de 150 000 casos positivos y 4 000 fallecidos por la COVID-19.

California mantiene desde inicios de semana cerrados los bares y el servicio al interior de la mayoría de sus negocios no esenciales, incluyendo iglesias.

Aún así, ha visto un incremento en sus hospitalizaciones y hay 6 808 contagiados con COVID-19 en el hospital y de ellos 1 941 en unidades de cuidados intensivos.

(Con información de EFE)