Los alrededor de sesenta zoos y parques del archipiélago del Sudeste Asiático, que albergan unos 70.000 animales, tuvieron que cerrar sus puertas en marzo. Más del 90% estima que se quedará sin alimentos a partir de mediados de mayo. "La mayoría de los zoos contaba con las ventas de los billetes de entrada y cuando cerraron, todo colapsó", explicó a la AFP Sulhan Syafi'i, portavoz de la asociación de los zoos indonesios.

| Fuente: AFP

"Debemos encontrar soluciones creativas para sobrevivir", añadió, como aportar hierba y otros vegetales de los alrededores para los herbívoros, o reducir la carne roja y sustituirla por carne de ave para tigres y otros carnívoros. Un parque alemán indicó este mes que podría verse obligado a sacrificar animales para salvar a otros, una situación que la asociación indonesia no descarta.

| Fuente: AFP

"Si al cabo de unos meses no tenemos ayuda del gobierno o de una organización internacional, deberemos decidir dar herbívoros --como gamos o pájaros no amenazados-- como comida para carnívoros", sugirió el responsable. Estas soluciones temporales no reemplazarán la pérdida de ingresos que representaba antes los alrededor de 50 millones de visitantes anuales en estos parques, que dependen ahora de donaciones y ayudas públicas.

| Fuente: AFP

Si la situación persiste "podríamos sacrificar a los animales que no son endémicos" en Indonesia, propone Sulhan Syafi'i. En cuanto a los endémicos "como los tigres de Sumatra, debemos hacer todo lo posible para salvarlos. Es triste, pero en este momento debemos elegir nuestras prioridades", agregó.

| Fuente: AFP