Fotografía referencial
El asma y la apnea del sueño en niños está estrechamente relacionada. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: ADEM ALTAN

En declaraciones a The Independent, la doctora Jo-Anne Johnson ha reportado un reciente descubrimiento en los pacientes que atiende, debido al confinamiento, desde su casa. Los padres de los menores están reportando que los síntomas de asma y apnea del sueño en sus hijos han mejorado considerablemente durante el confinamiento por la COVID-19.

La apnea del sueño es una condición que provoca un sueño nocturno perturbado, debido al bloqueo repetido de las vías respiratorias superiores, causado por el asma. Esta condición tiene como consecuencia síntomas como la fatiga, problemas de comportamiento y baja concentración, de modo que los niños que la padecen pueden no alcanzar su máximo potencial académico.

A medida que los niños crecen, estos síntomas suelen mejorar, explica la médico, sin embargo, las familias que evalúa permanentemente han reportado que, durante el distanciamiento social y el confinamiento dispuesto por la COVID-19, los síntomas de sus hijos han mejorado. ¿A qué se debe esto?

De acuerdo con Johnson, para que un efecto clínico tan dramático ocurra en un espacio tan corto y, para tantos niños, debe existir una razón ambiental que influya, y el mayor cambio para los niños durante la pandemia ha sido el cierre de escuelas y guarderías.

Esta medida, combinada con otras de distanciamiento social, ha permitido el control de la expansión del coronavirus, pero también ha reducido la expansión de otras enfermedades, muchas de ellas asociadas al asma y a la agravación de sus síntomas.

Asimismo, durante el encierro, los niños se han visto impedidos de salir de casa, lo que habría reducido su exposición a los alérgenos que se encuentran en el aire, como el polen de los árboles, que funciona como un potente desencadenante del asma alérgico, asociado a la apnea obstructiva del sueño.

También existe evidencia de una correlación entre la polución del aire y el asma. Las pequeñas partículas de materia y gases como el dióxido de nitrógeno son conocidas por desecandenar la inflamación de las vías respiratorias.

Debido a que los viajes se han interrumpido durante la pandemia, se ha registrado una reducción significativa en los niveles de contaminación del aire, particularmente en los países con alta actividad industrial. Información de la Nasa sugiere que se ha registrado una reducción de las emisiones de dióxido de nitrógeno en Europa de 20% a 30%. 

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.