Diagnóstico de cáncer a Lugo causa sorpresa y expresiones solidaridad

El presidente Lula da Silva, ofreció, "en gesto solidario", su avión privado para trasladar el martes próximo a Lugo a Brasil para realizarse nuevos análisis
La confirmación del diagnóstico de un linfoma cancerígeno al presidente de Paraguay, Fernando Lugo, causó hoy sorpresa, revuelo y expresiones de solidaridad de parte de referentes políticos y de los familiares del jefe de Estado.

El propio presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha ofrecido, "en un gesto solidario", su avión privado para trasladar el martes próximo a Lugo a Brasil para realizarse nuevos análisis, confirmó este sábado en rueda de prensa el médico particular del gobernante paraguayo, Néstor Martínez.

Además, el vicepresidente paraguayo, Federico Franco, anunció que retornará con anticipación desde Colombia, donde participa hoy en la asunción del presidente Juan Manuel Santos, para asumir interinamente la jefatura de Estado durante la ausencia de Lugo.

El jefe Estado, de 59 años y que el 15 de agosto próximo cumplirá dos años de Gobierno, fue sometido el pasado miércoles en un sanatorio de Asunción a una intervención quirúrgica en la ingle para extirparle un ganglio, cuya biopsia desveló un "linfoma cancerígeno maligno".

Tras esa operación retomó sus actividades oficiales ayer, viernes, en la residencia presidencial de Mburuvichá Roga, en la capital.

Martínez detalló que al presidente y ex obispo católico le realizarán varios estudios el miércoles próximo en el hospital Sirio Libanés de la ciudad de Sao Paulo, para determinar si será sometido a tratamientos de quimioterapia.

El médico, que indicó que los resultados definitivos de los análisis se tendrán 72 horas después de su realización, consideró que el ex prelado podría retornar a Asunción en la noche de este miércoles o en la mañana del jueves.

También detalló que las muestras clínicas de Lugo, quien hoy se trasladó brevemente al sanatorio asunceno Italiano, donde fue operado, para realizarse la curación, serán enviadas este sábado a la universidad estadounidense de Harvard (Boston).

La detección de la afección del jefe de Estado fue confirmada en la víspera por la ministra de Salud, Esperanza Martínez, y por el equipo médico que atiende a Lugo, quienes mencionaron que la enfermedad se encuentra en "etapa inicial".

Ese anuncio ha causado sorpresa y gran repercusión en los medios de prensa locales y extranjeros, así como en los sectores políticos y de los allegados y familiares al presidente, que hoy lo visitaron en Mburuvichá Róga.

El médico particular de Lugo comentó que, al margen del mal que aqueja al mandatario, éste se encuentra "muy sano" y que "con el tratamiento va a salir adelante".

Mencionó que un buen estado anímico es muy importante para afrontar este tipo de enfermedades y que, en ese sentido, el gobernante "está muy bien, mucho mejor que todos nosotros".

Por su parte, la ministra de Salud señaló en la víspera que el jefe de Estado mantendrá su agenda normal de actividades y que los tratamientos médicos no limitarán sus funciones en el Ejecutivo.

Al respecto, la agenda oficial de la Presidencia para el lunes próximo anuncia varias actividades del mandatario en el Palacio de López, sede gubernativa, donde, entre otros, se reunirá con la denominada "mesa de asuntos energéticos", integrada por cuatro ministros.

Además, prevé recibir en audiencia al director de la Oficina Subregional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el Cono Sur de América Latina, Guillermo Miranda.

Lugo, cuyo mandato concluye en 2013, también fue sometido el 8 de enero pasado a una "intervención endoscópica prostática".

El ex obispo llegó al poder tras imponerse en las elecciones generales del 20 de abril del 2008 al frente de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), que puso fin de 61 años de Gobierno del Partido Colorado.

EFE