Foto: Internet
Una treintena de fotografías que muestran parte de los 40.000 kilómetros de carreteras y caminos construidos por los incas a lo largo de seis siglos en Suramérica centran una de las mayores exposiciones de este año del Museo Americano de Historia Natural en Nueva York.

"Caminos de un imperio: El gran camino inca" es el nombre que el museo ha elegido para esta exposición de 37 fotografías que estará abierta al público desde este 17 septiembre de 2010 y que está respaldada por el consulado de Perú en Nueva York.

La muestra explora el Qhapaq Ñan o "Camino del Señor", en lengua quechua, una extensa e intrincada red de carreteras que se originaban en Cuzco, la capital del imperio inca, y se extendía por el norte hasta Colombia y por el sur hasta Chile.

El "Camino del Señor", también conocido como "el gran camino inca", se extendía por las montañas del actual Perú, uniendo sus lugares más emblemáticos, desde los centros militares y religiosos a los administrativos, tanto de la costa del Pacífico como de la selva amazónica.

"El camino de los incas fue la manera de expandir el imperio, un mecanismo para mover a los soldados, los productos, los administradores y los gobernadores", explicó a Efe el comisario de la muestra y profesor de antropología de la Universidad Metodista del Sur, Alan Covey.

Señaló también que esa red vial "era una parte de la infraestructura imperial que vinculaba la sierra con la costa y la selva amazónica. Para mí, fue el mecanismo más importante que integraba la diversidad del imperio inca", que comprendía parte de los actuales territorios de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador, además del mismo Perú.

El experto subrayó que el Qhapaq Ñan fue el "principal mecanismo para integrar la economía, los sistemas de almacenaje y los centros administrativos" del poder inca.

Por esos sinuosos y a veces escarpados caminos los incas transportaban desde la lana de las llamas a los productos de cultivo, pero "además, tenía un sentido simbólico y religioso en ese sistema: había rituales que unieron a todo el imperio, con gente de las provincias que viajaban a la capital y también ofrendas de las gentes de la capital a otros lugares sagrados", explicó Covey.

Señaló también que "esos caminos facilitaron la propagación de las enfermedades de los españoles antes incluso de que ellos llegaran a depende de qué zonas. Viajaban más rápido. Los soldados de (Francisco) Pizarro pudieron ir así con sus caballos desde la costa para capturar al rey inca".

Por su parte, el cónsul de Perú en Nueva York, Ricardo Morote, destacó, en declaraciones a Efe, la colaboración de las autoridades de Lima con las de Argentina, Bolivia, Colombia, Chile y Ecuador para "tratar de que este gran tesoro sea inscrito en la UNESCO" (Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura) como patrimonio de la humanidad.

Morote indicó que los institutos nacionales o ministerios de Cultura de esos países "están trabajando para catalogar y recuperar los caminos del Inca, así como los puentes, fortalezas y santuarios que conectaban esos caminos".

Perú presentó la iniciativa a la Unesco en 2001 y a ella se unieron inicialmente Argentina y Chile, y luego Ecuador y Colombia, dijo el representante peruano, que especificó que "el próximo año se va a hacer una presentación técnica y esperamos que en 2011 sea añadido por la UNESCO" a la lista de lugares que son patrimonio de la humanidad.

El comisario de la muestra opinó al respecto que "los países andinos lo tienen bien ante la Unesco. Es una maravilla de construcción, una obra muy importante y algo que puede explicar la diversidad cultural de la región andina y que al mismo tiempo une esa diversidad".

Morote subrayó que el objetivo del proyecto es la recuperación, salvaguarda y puesta en uso social de la red vial y su entorno, así como su revalorización como medio de desarrollo social, ambiental, educativo y económico de las poblaciones locales.

Agregó que también se busca "el fortalecimiento de la identidad histórica como parte de la región andina".

De los más de 40.000 kilómetros que conforman el Qhapaq Ñan, el más visitado es el "camino Inca", que llega hasta Machu Picchu, "pero lo curioso es que ahora se dice que el sitio donde más utilizan el camino inca es en Colombia, que es el final", agregó el cónsul peruano.

Asimismo subrayó que a través de esa red de caminos, que diferentes pueblos y permiten el comercio y la comunicación entre ellos, se refuerza "la idea de la identidad cultural de los pueblos andinos".

A ese respecto Covey señaló que "la gente todavía usa estos caminos en donde no hay carreteras. A veces es más rápido caminar por ahí que ir en autobús por la carretera".

-EFE-