Francia defiende que la dirección del FMI siga en manos de un europeo

El Gobierno británico descartó que vaya a propuesto para ocupar la jefatura del FMI, a su ex primer ministro, Gordon Brown, quien opinó que el sucesor de Strauss-Kahn debe provenir de uno de los países de la eurozona.

El Ministerio francés de Asuntos Exteriores afirmó hoy que Europa "es un actor de primer plano" para garantizar que el Fondo Monetario Internacional (FMI) pueda seguir llevando a cabo su misión.

"Nuestro objetivo es que el FMI esté en condiciones de garantizar su labor y de superar los desafíos que se le presentan. Y es bien evidente que en ese sentido, Europa es un actor de primer plano", indicó un portavoz en respuesta a si la dirección del FMI debería recaer en un europeo o en alguien de un país emergente.

El francés Dominique Strauss-Kahn dimitió ayer de su cargo tras las acusaciones de intento de violación que pesan sobre él y que el economista y político socialista ha rechazado categóricamente.

Su dimisión "es una decisión que depende del director gerente del FMI conforme a los estatutos de esa institución y debe ser respetada", añadió el portavoz.

Poco antes, la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, posible candidata para dirigir esa entidad, se había mostrado a favor de que haya una propuesta unánime de los europeos para sustituir a Strauss-Kahn.

El secretario de Estado francés de Transportes, Thierry Mariani, había expresado además su convicción de que Lagarde "sería una muy buena candidata", pero consideró que en el contexto actual "será muy difícil" que llegue a ser elegida, porque "Francia no es el único que sueña" con ese puesto.

Entre tanto, el Gobierno británico descartó hoy la posibilidad de que el anterior primer ministro, el laborista Gordon Brown, sea propuesto para ocupar el puesto de Strauss-Kahn.

Preguntado por la vacante producida por la dimisión del francés, actualmente en prisión preventiva en Nueva Cork, el ministro para la Empresa y miembro del Partido Liberaldemócrata, Vince Cable, dijo que, dada la magnitud de la crisis económica europea, "se necesita a alguien muy eficaz y respetado".

A juicio de cable, el nuevo director tiene que ser "una persona que entienda los problemas internos de la zona del euro", y por eso es probable, a su juicio, que el sucesor de Strauss-Kahn provenga de uno de los países de la eurozona.

"Y si no es de ahí, será alguien de algún país de Asia oriental que se haya distinguido por su gestión económica", agregó.