Policía de Mumbai lanzó una campaña para frenar el uso excesivo del claxon. | Fuente: Policía de Mumbai

El claxon se ha convertido en una herramienta de supervivencia de los conductores, pues lo usan para todo. Desde que salen a las calles, utilizan el claxon para avisar que están llegando o para apurar a los más lentos, incluso tocan la bocina para hacer que las luces del semáforo cambien más rápido.

Este panorama, del que no es ajeno nuestro país, se evidencia también en la ciudad india de Mumbai o Bombay, donde las avenidas principales se congestionan todos los días por la gran cantidad de vehículos. Al problema del tráfico se le suma la contaminación sonora pues cientos de carros hacen un uso exagerado del claxon.

La Policía de Mumbai decidió hacer algo para concientizar a los conductores y castigar a los apurados con el mensaje “Tocas más, esperas más”. La campaña no solo quedó en palabras: los agentes crearon “La señal del castigo”, un semáforo que no cambiara su luz roja hasta que los conductores dejen de tocar sus bocinas. A través de su cuenta de Twitter, la Policía de Mumbai compartió el video que registró las reacciones de los conductores ante esta nueva medida para frenar el uso del claxon.

Las imágenes muestran un día cotidiano en hora punta. Una larga cola de vehículos está a la espera de que la luz del semáforo pase de rojo a verde; sin embargo, muchos empiezan a desesperarse y el claxon se convierte en el único idioma para avanzar. Algunos lo toman con calma y otros reniegan. La luz roja ya estaba para cambiar, pero las bocinas siguieron sonando y el tiempo de espera de alargó por 90 segundos más.

¿Qué hizo la Policía? En algunos semáforos de la ciudad, habían colocado medidores de decibeles (db) para captar el ruido que los conductores provocan con sus bocinas. Si este ruido superaba los 85 db, el semáforo automáticamente se reiniciaba y permanecía en rojo por más tiempo.

“Tocas más, esperas más”, “Siéntete libre de tocar si no te importa esperar” son algunos de los mensajes que la Policía de Mumbai compartió en esta campaña, una iniciativa que quizás podría replicarse en otros países.


¿Qué opinas?