Italianos confían en Berlusconi pese a escándalo de divorcio

Una encuesta publicada por el diario "La Repubblica" de Italia, muestra que el controvertido político posee un 66% de respaldo.

Foto:EFELa confianza de los italianos en su primer ministro, Silvio Berlusconi, se mantiene, a pesar del escándalo que ha supuesto el anuncio de su divorcio de Veronica Lario y de las insinuaciones de ésta sobre una supuesta relación de su marido con una joven de 18 años.

Según un sondeo publicado hoy por el diario "La Repubblica" en su edición digital, la confianza en Berlusconi se mantiene invariable en el 66 por ciento, tras su intervención ayer en el programa "Porta a Porta" de la televisión pública italiana para defenderse de las acusaciones de Lario.

"La Repubblica" apunta que no se han registrado cambios significativos en la confianza de los italianos, aunque precisa que las posiciones de los electores se han radicalizado.

El apoyo a Berlusconi, según este estudio elaborado por el instituto de investigación Ipr Marketing, tampoco varía entre los votantes que se definen como católicos practicantes, al mantenerse en un 61 por ciento.

Preguntados sobre la intervención de Berlusconi en televisión, un 57 por ciento de los encuestados respondió que les había parecido "convincente", un 51 por ciento "sincero" y un 52 por ciento "relajado", mientras un 47 por ciento opinó que su actitud había sido "provocadora" y un 42 por ciento "presuntuosa".

Por otro lado, el 59 por ciento de los telespectadores no comparte la afirmación del primer ministro de que la decisión de su esposa es fruto de una maquinación y de un complot de la izquierda.

Sobre las próximas elecciones al Parlamento Europeo (PE) del 7 de junio, un 64 por ciento de los electores mantiene su intención de voto.

Tras su aparición en el programa de televisión, en el que además de su divorcio habló de la reconstrucción de la región de Los Abruzos -devastada por el terremoto del pasado 6 de abril- y sobre FIAT, Berlusconi bromeó hoy sobre las acusaciones hechas por su mujer durante un acto oficial en Roma.

"Amo a Finlandia y a las finlandesas siempre que sean mayores...", manifestó el primer ministro, en alusión a las insinuaciones de su mujer sobre su supuesta relación con una joven de Nápoles (sur de Italia).

El primer ministro habló de una visita a Finlandia e hizo una comparación entre los monumentos de Roma y el patrimonio artístico del país escandinavo.

"Ahora dirán -prosiguió Berlusconi- que he roto con el Gobierno finlandés, pero recuerdo (cuando estaba en Finlandia) que me llevaron a ver una cosa por la que tenían mucho interés. Fui por la mañana temprano y tardé tres horas en llegar para ver una iglesia de madera del XVIII".

"Una cosa que aquí, nosotros, no le hubiéramos dado importancia", dijo en relación a la iglesia escandinava, para después hacer con los dedos la señal de la equis dando a entender que en Italia el templo estaría cerrado.

EFE