Foto: EFE

Varios miles de personas se manifestaron hoy en Madrid en apoyo del juez español Baltasar Garzón, encausado por un presunto delito de prevaricación por declararse competente para investigar los crímenes y desapariciones de la dictadura franquista (1939-1975).

El cineasta Pedro Almodóvar, la escritora Almudena Grandes y el poeta Marcos Ana se encargaron de leer el manifiesto de respaldo al magistrado de la Audiencia Nacional española al término de la marcha, convocada por la "Plataforma contra la Impunidad del Franquismo".

Un minuto de silencio ha seguido a la lectura del manifiesto, que asegura que el procedimiento judicial abierto en el Tribunal Supremo español contra Garzón "ensucia" la memoria de las víctimas de la dictadura.

Asimismo, dice, "desprecia el dolor de sus hijos, de sus nietos, y condena las aspiraciones de justicia de cientos de miles de familias españolas".

Agrega que "nadie puede siquiera comprender que un Estado democrático impute un delito de prevaricación a un juez" por aplicar en España "la Doctrina del Derecho Penal Internacional" que en su día le permitió actuar "contra crímenes semejantes cometidos en países como Argentina o Chile".

La manifestación de Madrid, que finalizó en la céntrica plaza de la Puerta del Sol, fue la más concurrida entre las celebradas en una veintena de ciudades españolas.

Una pancarta con la frase "Contra la impunidad del franquismo. En solidaridad con las víctimas", encabezó la marcha, en la que participaron otros actores y algunos dirigentes políticos de Izquierda Unida (IU) y el Partido Socialista (PSOE).

También fueron convocados actos y marchas de apoyo en otras ciudades europeas, como Bruselas, Dublín y París, y en capitales latinoamericanas como Buenos Aires y México.

Las concentraciones en España comenzaron esta mañana en ciudades como Valencia (este), donde asistieron cerca de un millar de personas, y Jaén (sur), la provincia natal del magistrado, donde se reunieron unos tres centenares de personas, y en Sevilla, donde participaron cientos de personas que corearon lemas a favor del juez.

Estos actos tuvieron lugar el mismo día en el que Garzón pidió la recusación del juez del Tribunal Supremo Luciano Varela, que instruye esta causa contra él.

Varela sostiene que Garzón decidió investigar los crímenes de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) ignorando la Ley de Amnistía aprobada en España en 1977, dos años después de la muerte del dictador (1975).

Garzón considera en su recusación que Varela tiene "interés directo" en la causa y actúa de forma parcial.

Los hechos por los que Baltasar Garzón está encausado se remontan a 2008, cuando se declaró competente para juzgar las desapariciones ocurridas en la Guerra Civil (1936-1939) y la posterior dictadura franquista, para lo que ordenó abrir algunas fosas donde se sospecha que puede haber enterradas personas desaparecidas en esa época.

La causa judicial ha desatado una gran polémica entre partidarios y detractores de Baltasar Garzón.

Las voces más críticas con el Tribunal Supremo por haber admitido a trámite la denuncia subrayan que la querella fue interpuesta por el sindicato ultraderechista Manos Limpias y Falange Española, una formación de extrema derecha y ligada al franquismo.

Garzón tiene dos causas más abiertas, una de ellas porque supuestamente el Banco Santander aportó fondos para costear su estancia como conferenciante en la Universidad de Nueva York entre 2005 y 2006 y, tras su regreso a España, el juez archivó una demanda contra directivos de dicha entidad.

La otra causa se refiere a su orden de intervenir las comunicaciones en prisión entre varios imputados y sus abogados en el "caso Gürtel", uno de los mayores escándalos de corrupción política, que ha implicado a cargos electos y dirigentes del conservador Partido Popular (PP), principal fuerza de la oposición.

EFE