El obispo Charles Drennan presentó su renuncia después de una investigación independiente sobre su conducta.

Un obispo de Nueva Zelanda renunció después que una joven lo acusó de haber mantenido un "comportamiento inaceptable de naturaleza sexual", informó la iglesia católica local.

En una nota divulgada a la prensa, el arzobispo de Nueva Zelanda, el cardenal John Dew, apuntó que el obispo Charles Drennan, quien supervisaba la diócesis de Palmerston North, presentó su renuncia después de una investigación independiente sobre su conducta.

"La joven mujer [que presentó la denuncia] ha pedido que los detalles de la queja sean mantenidos en reserva", apuntó el cardenal Dew.

Las seguidas denuncias y escándalos de naturaleza sexual han sacudido a la iglesia católica, y el Papa ha prometido "tolerancia cero" con esos casos.

"Podemos confirmar que el papa Francisco ha aceptado la renuncia" del obispo Drennan, informó Dew.

"A los ojos de la iglesia católica, el comportamiento del obispo Drennan fue completamente inaceptable, y por ello apoyamos plenamente a la joven mujer" por presentar la denuncia, señaló.

De acuerdo con Dew, la mujer ya ha sido informada de la renuncia del obispo Drennan, y la iglesia le ha reafirmado que continuará apoyándola.

De acuerdo con el sitio web de la iglesia católica de Nueva Zelanda, Drennan, de 59 años, se tornó obispo en 2011 y en 2012 pasó a ser el responsable de Palmerston North.

Previamente, trabajó en Roma para la Secretaría de Estado, durante los papados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

AFP

¿Qué opinas?