Principales conclusiones de la cumbre del G8 en L´Aquila

Llegaron a cuerdos respecto al cambio climático, la crisis económica, el comercio mundial, seguridad alimentaria, las ambiciones nucleare de Irán y el ensayo nuclear de Corea del Norte.
Estas son las principales conclusiones de la cumbre del G8, que se celebró del miércoles al viernes en la ciudad italiana de L"Aquila (centro), devastada en abril del presente año por un potente sismo.

CAMBIO CLIMÁTICO:

El G8 se ha comprometido a reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en un 50% de aquí a 2050, y las de los países industrializados en un 80% respecto a 1990 "o un año más reciente", pero no adoptó ningún compromiso a medio plazo, como pedían los países emergentes.

Los emergentes reconocieron, al igual que el G8, la necesidad de limitar el calentamiento global a 2º centígrados.

Aunque el presidente estadounidense Barack Obama saludó "un consenso histórico", para el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "los resultados son insuficientes".

CRISIS ECONÓMICA:

El G8 habló de "señales de estabilización" de la economía mundial, aunque advirtió que sigue habiendo "riesgos importantes" y que el aumento del desempleo podría poner en aprietos la estabilidad social.

En la cumbre hubo divergencias sobre los escenarios de salida de la crisis. Algunos países, como Estados Unidos, pidieron que no se ponga fin precipitadamente a los planes de estímulo, mientras que Rusia y Alemania instaron a mirar más allá de la crisis.

COMERCIO MUNDIAL:

Los dirigentes del G8 y de los grandes países emergentes rechazaron todo proteccionismo y se comprometieron a cerrar en 2010 la Ronda de Doha de liberalización del comercio mundial.

Los países se reunirán a nivel de ministros de comercio antes de la próxima cumbre del G20, que tendrá lugar en septiembre en Pittsburgh (Estados Unidos).

SEGURIDAD ALIMENTARIA:

El G8 y otros países participantes en la cumbre se comprometieron a desbloquear 20.000 millones de dólares en tres años para luchar contra el hambre en el mundo, invirtiendo para desarrollar la agricultura en los países del Sur.

Entre los principales contribuyentes figuran Estados Unidos, Japón, la Unión Europea, Francia y Holanda.

AMBICIONES NUCLEARES DE IRÁN:

El G8 se dijo determinado a encontrar una "solución diplomática" a propósito de las ambiciones nucleares de Irán, y dio plazo a la República Islámica hasta finales de septiembre para responder a la oferta de diálogo.

El G8 se dijo además "profundamente preocupado" por la violencia desatada tras la reelección del presidente ultraconservador iraní Mahmud Ahmadinejad, que según sus detractores fue fraudulenta.

COREA DEL NORTE:

El G8 condenó firmemente el ensayo nuclear y los disparos de misiles efectuados en los últimos meses por Corea del Norte pues atentan contra "la paz y la estabilidad en la región y más allá". /AFP

(Foto: EFE)