Canciller alemana advirtió los peligros de relajar las medidas.
Canciller alemana advirtió los peligros de relajar las medidas. | Fuente: AFP

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

A pesar de la multiplicación de1 querellas políticas, de las severas dificultades económicas que padecen demasiados peruanos y de la esperanza de contar pronto con vacunas eficaces, la pandemia sigue siendo el más grave de nuestros problemas. Sobre todo ahora, que al término de nueve meses de ansiedad parecemos acostumbrados al virus y en muchos casos procedemos como si ya hubiéramos evitado el riego de contagiarnos. La presidenta de EsSalud Fiorella Molinelli ha sido muy clara ayer al presentar cifras provenientes de la red nacional de los centros de salud bajo su autoridad: la tasa de contagio está subiendo en nueve regiones de la costa y de la sierra: Apurímac, Piura, Junín, Ica, Cusco, Ayacucho, Tacna, Arequipa y Lima. A nivel internacional, el presidente electo de Estados Unidos Joe Biden ha anunciado un plan para los primeros cien días de su presidencia, mientras que Angela Merkel pronunció ayer uno de los discursos más emotivos de su largo mandato y culminó con una advertencia fulminante: “Si no reaccionamos y seguimos teniendo días con 590 muertos de covid, pues corremos el riesgo de que esta sea la última vez que pasemos la navidad con nuestros abuelos”. En Alemania como en el Perú y en la mayor parte de los países, las fiestas de navidad y las de fin de año constituyen un desafío a la salud porque favorecen largas y concurridas reuniones en espacios cerrados. Y ya sabemos que los contagios pueden provenir de personas que ni siquiera sospechan que son portadoras del virus.

Algunos informaciones relativas a la criminalidad confirman la necesidad de transparencia en el Poder Judicial y en las entidades concernidas por el crimen organizado. El túnel que se venía construyendo para permitir la fuga de narcotraficantes del penal Castro Castro habría sido financiado por uno de las organizaciones criminales más mortíferas del mundo, el llamado cártel de Sinaloa. ¿Quiénes fueron sus operadores y sus cómplices en el Perú? ¿Será posible que un túnel de más de 200 metros pueda ser construido durante meses sin que ninguna autoridad se entere? Al parecer camiones y retroexcavadoras actuaban a partir de las 6 de la tarde sin que nadie sospechara lo que estaba tramándose a pocas cuadras del penal Castro Castro. Por ahora, la Jefa del INPE, Susana Silva, se ha limitado a señalar que se desconoce si algún funcionario de su institución tiene responsabilidad en lo que parece, en el mejor de los casos, una grave indolencia.

Y a propósito de funcionarios prevaricadores, resulta necesario destacar la difusión de un audio en que todo hace pensar que se oye al juez superior Darío Palacios Dextre. El juez estaba en campaña para ser elegido en el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial y dice necesitar medio millón de soles para garantizar un puesto que según él se compara al “de ministro de estado, con mayordomo, chofer, carro… Te voy a pagar con creces dándote obras porque yo voy a viajar por todo el Perú y voy a tener reuniones con gobernadores regionales y alcaldes”, señala a un eventual donante. La OCMA ha iniciado investigación sobre un juez que tenía ya serios cuestionamientos. Palacios Dextre resume su visión del mundo diciendo: “Yo soy rata pues, yo ya soy un político”.

Que se trate de ratas o de políticos,la corrupción es expresión de la pérdida de valores orientadores, es decir de la ausencia de referencias morales, sin las cuales lo que queda es la búsqueda cínica del poder, la codicia y el reino de la mentira. Esperemos que las elecciones nos permitan escoger a los mejores y llevar a la práctica una nueva esperanza de renovación.

Las cosas como son