La sonda InSight de la NASA llega a Marte y se prepara para los "siete minutos de terror"

El módulo espacial InSight de la NASA se prepara para hacer frente a los llamados "siete minutos de terror" justo antes de aterrizar en Marte, donde se encargará de explorar su núcleo a fin de ampliar el conocimiento sobre su formación y el de otros planetas rocosos.

La sonda InSight se prepara para su aterrizaje en Marte. | Fuente: NASA

Siete años de trabajo, siete meses de viaje por el espacio y casi siete minutos de "terror": la sonda estadounidense InSight se apresta finalmente a tocar el lunes la superficie de Marte mediante una muy arriesgada maniobra de aterrizaje.

Y los ingenieros de la NASA que siguen la operación desde la Tierra no pueden hacer otra cosa que cruzar los dedos: desde la entrada a la atmósfera marciana -con sus respectivas tempestades- hasta el contacto de sus pies con la roca, todo ha sido programado con horas de antelación.

Más cruel aún es que la señal que indicará que InSight está sana y salva sobre la superficie marciana tardará ocho minutos en llegar al centro de control de la misión, situado en Pasadena, California.

"Con Marte nada está nunca asegurado. Marte es difícil", resumió el domingo Thomas Zurbuchen, jefe de la sección científica de la NASA, que ha aprobado esta misión de casi 1,000 millones de dólares para estudiar el núcleo del planeta rojo.

Es la primera vez desde 2012 que un artefacto intenta posarse sobre Marte, después de que lo hiciera el vehículo Curiosity de la NASA, el único actualmente activo en la superficie del planeta rojo.

Más rápida que una bala

InSight debe entrar en la atmósfera de Marte a las 19:47 horas GMT, de forma oblicua para evitar volar en pedazos.

El solo roce con la atmósfera hará que la temperatura aumente rápidamente hasta los 1,500 °C, pero la sonda está preparada con un escudo térmico reforzado para tolerar el impacto.

La sonda se desplazará entonces a unos 20,000 km/h, entre tres y cuatro veces más rápido que una bala de fusil, y tiene como objetivo alcanzar un área rectangular de unos 10 km por 24 km. Después de haber partido de un punto de la Tierra, a 480 millones de kilómetros de allí, "es como marcar un gol a 130.000 kilómetros de distancia", destaca la NASA.

Cuatro minutos y un centenar de kilómetros más allá, un paracaídas se abrirá automáticamente, frenando de manera brutal el descenso. Después, una vez desplegado el escudo térmico, el aparato abrirá sus tres pies y el paracaídas se desprenderá.

"Estaremos en caída libre por un breve momento, algo que es absolutamente terrorífico de pensar para mí", dijo Tom Hoffman, jefe del proyecto InSight para la NASA.

La sonda encenderá rápidamente sus 12 retrocohetes que enlentecerán a unos 8 km/h el descenso del aparato, que entonces no pesará más de 365 kg.

A las 19H54 GMT, casi siete minutos tras su primer contacto con la atmósfera, InSight debería finalmente "amartizar".

Magma y temperatura

Durante ese lapso, bautizado como "los seis minutos y medio del terror" por algunos, nada ni nadie podría asistir al InSight para corregir su trayectoria o remediar algún fallo.

"Estoy completamente relajado, pero al mismo tiempo completamente nervioso", aseguró Hoffman.

"Hemos hecho todo lo posible para asegurarnos del éxito de la misión, pero nunca se sabe lo que pueda pasar", explicó, al reconocer que no ha "podido dormir muy bien" últimamente.

La sonda InSight de la NASA intenta riesgoso descenso en Marte. | Fuente: AFP

El ingeniero y sus colegas, entre ellos numerosos científicos europeos que han contribuido con los instrumentos de punta que viajan a bordo de InSight, deberán esperar hasta las 20H01 GMT para recibir la primera señal enviada por la sonda. Solo allí podrán estar seguros de que está intacta y bien estabilizada sobre sus tres pies.

InSight desplegará después, lentamente, los paneles solares que alimentarán sus instrumentos. En adelante le espera un muy cargado programa de trabajo.

Deberá escuchar y escrutar el interior de Marte para intentar develar los misterios de su formación, hace miles de millones de años. Conocimientos que podrían permitir posteriormente comprender mejor la formación de la Tierra, el único planeta rocoso del que se ha estudiado realmente su interior.

Información de AFP

Sepa más:
¿Qué opinas?