Tornados en Misisipi dejaron este sábado al menos diez muertos, cerca de dos docenas de heridos y unas 30 viviendas destruidas, informaron funcionarios del estado del sur de Estados Unidos.

Severas tormentas de primavera y fuertes tornados mataron a cinco personas en el condado de Choctaw, tres en el condado de Yazoo y otra en el condado de Holmes en su desplazamiento al noreste, informó a AFP Jeff Rent, portavoz de la Agencia de Gestión de Emergencias de Misisipi.

Dos de las víctimas de Choctaw eran niños y se calcula que la cifra de fallecidos aumente a medida que los rescatistas despejen el área de escombros.

El gobernador de Misisipi Haley Barbour declaró estado de emergencia en 17 condados devastados por tormentas y tornados y pidió a la Guardia Nacional que ayude a los funcionarios locales a responder a esta situación.

También se desplegaron en la zona afectada trabajadores de la Cruz Roja estadounidense.

"Los efectos de estas tormentas dejaron a muchos habitantes de Misisipi con sus negocios destruidos y sin hogar", dijo Barbour en un comunicado.

Las severas condiciones climáticas desataron tornados que dañaron construcciones, derribaron árboles y postes de electricidad.

Además, el servicio nacional meteorológico estadounidense advirtió que se están desarrollando fuertes tornados en estados vecinos.

Los rescatistas hacían un gran esfuerzo para llegar a Yazoo debido a la extensa destrucción en esta ciudad ubicada en la zona montañosa al borde del Delta del Misisipi, explicó el portavoz de Barbour, Dan Turner.

El tornado que azotó Yazoo, donde se hallaba el gobernador Barbour cuando cayó la tormenta, tenía cerca de 1,6 km de diámetro y vientos de 241 km/hora, según meteorólogos.

Helicópteros sobrevolaban la zona para evaluar el daño. Turner señaló que la tormenta destruyó cerca de 30 viviendas solamente en el condado de Warren.

"Todavía estamos evaluando la posibilidad de que haya más daños", advirtió.

AFP