Tsunami en Indonesia: Cómo la erupción de un volcán pudo generar una ola mortal

En entrevista con RPP, el vulcanólogo Orlando Macedo explicó las posibles causas del tsunami en Indonesia que dejó 373 muertos y más de 1,000 heridos. Este ocurrió luego de la erupción de un volcán y no tras un terremoto, como es usual.

Actualidad
INDONESIA
00:00
Esta fotografía aérea tomada el 23 de diciembre de 2018 muestra el volcán Anak Krakatua en erupción en el estrecho de Sunda, entre la costa de Sumatra y el extremo occidental de Java. | Fuente: AFP | Fotógrafo: NURUL HIDAYAT

Los principales tsunamis en el mundo se producen por el movimiento de las placas tectónicas luego de un sismo de gran magnitud. Ello permite, en la mayoría de las veces, emitir una alerta temprana que puede salvar muchas vidas.

Eso no ocurrió en Indonesia, donde el tsunami ocurrido el sábado fue provocado por la erupción del volcán Anak Krakatau y ha dejado 373 muertos y miles de heridos. Pero, ¿cómo se explica que un volcán haya generado esa ola mortal?

En entrevista con RPP, Orlando Macedo, investigador en temas de geofísica de la Universidad San Agustín, afirmó que la explicación se encuentra debajo del mar.

Según detalló, la erupción del Krakatau no sorprendió a nadie, pues está reactivo desde 1927 con pequeñas erupciones. Menores incluso que las generadas actualmente por el volcán Sabancaya, en Arequipa.

¿Cuál es la particularidad del volcán indonesio? Que está prácticamente en el medio del mar, explicó Macedo. Aún cuando no ha habido una gran erupción, el magma debajo ha inflado el volcán y la parte submarina de este se ha desestabilizado. Esto causó un derrumbe de las laderas del volcán que luego desplazó al agua y formó una gran ola que se dirigió a la costa, donde provocó los mayores daños.

"Nadie lo ha podido ver ni prevenir [...] Tampoco ha habido mucho tiempo para reaccionar porque el volcán esta a solo 40 o 50 kilómetros de la costa. Supongo que la ola se depslazó en menos de 30 minutos y estando de noche, pues son las peores condiciones para que puedan darse cuenta", añadió el vulcanólogo.

Pronóstico temprano y fallas técnicas

De otro lado, Macedo comentó que una erupción sí puede ser pronosticada. En Perú se ha conseguido ello hace 8 años y en Indonesia también se puede hacer.

Es más, la erupción del Krakatau estaba en curso y no sorprendió a nadie, teniendo en cuenta que ocurre contínuamente durante décadas con erupciones muy pequeñas, con plumas que se elevan hasta 300 metros de altura como máximo. En comparación, el Sabancaya expulsa plumas de hasta 2,000 metros, cuenta el investigador.

Lo que ocurre es que en el caso de Indonesia resultó muy difícil de pronosticar porque sucedió debajo del mar. "Aú cuando no hubo explosión, no hubo erupción en ese momento, el flanco del volcán se cayó y provocó el tsunami", comenta.

Luego de la tragedia, los responsables de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) y del servicio vulcanológico de Indonesia han sido muy criticados porque no advirtieron a tiempo a la población del tsunami, incluso llegaron a confundirlo en un principio con mareas por la atracción de la Luna.

"Este fenómeno es muy silencioso, casi indetectable en tiempo real. Habría que tener un sistema especial con sensores dispuestos de manera muy densa en toda la base del mar de la zona. De manera que se pueda dar la alerta si se genera una onda y eso realmente es muy dificil", remarcó Macedo.

¿Qué opinas?