Foto: EL TIEMPO
Los dos principales pasos fronterizos entre Colombia y Venezuela han sido cerrados indefinidamente por las autoridades venezolanas tras el asesinato de dos militares de ese país cerca de la frontera, informaron medios de prensa.

La información procedente de las poblaciones fronterizas colombianas de Villa del Rosario y Cucúta, lindantes con las venezolanas San Antonio del Táchira y Ureña, respectivamente, no ha sido confirmada aún oficialmente en ninguno de los dos países.

De acuerdo con el testimonio de habitantes de la frontera consultados por radio Caracol y el diario El Tiempo, los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander están cerrados desde el lunes por la noche y rige un toque de queda en el lado venezolano de la frontera.

En Cúcuta, cientos de lugareños han tenido que atravesar la línea fronteriza por una trocha que habilitaron hace varios años algunos contrabandistas para ingresar gasolina a Colombia y atravesar las aguas del río Táchira que hace de límite bilateral.

"La frontera está cerrada y no sabemos por qué. La Guardia de Venezuela no está dejando pasar por el puente", señaló a esos medios Ercilia Sánchez, una habitante de Cúcuta.

Los otros dos pasos fronterizos ubicados en los departamentos colombianos de La Guajira (norte) y Arauca (noreste) se encuentran abiertos y el paso de transporte es normal, según los mismos medios.

La medida siguió al asesinato ayer de dos miembros de la Guardia de Venezuela cerca de la frontera con Colombia.

El atentado, perpetrado por pistoleros a bordo de una motocicleta, se produjo en un puesto de control móvil situado en El Palotal, cerca de la localidad de Ureña.

Las relaciones entre ambos países, desde hace casi dos años tensas, empeoraron a partir del 11 de octubre, cuando fueron secuestrados diez jóvenes colombianos, un peruano y un venezolano que jugaban como aficionados al fútbol en la localidad fronteriza venezolana de Fernández Feo. EFE