Así funciona el polémico sistema de "crédito social": un proyecto de control de la población china

El Gobierno de China ha puesto en marcha un proyecto para vigilar todas las acciones de cada habitante y premiarlos o castigarlos de acuerdo a su conducta. Los críticos consideran que se trata de un sistema invasivo y siniestro al mismo estilo de Black Mirror.

El Gobierno espera que para el 2020 no haya ciudadano chino que no sea vigilado. | Fuente: iStock | Fotógrafo: yanjf

Con un proyecto digno de la serie distópica "Black Mirror", el Estado chino planea vigilar cada uno de los aspectos la vida de sus ciudadanos y establecer un sistema de recompensas y castigos de acuerdo a su conducta. Business Insider publicó un artículo en el que detalla todo lo que se sabe hasta el momento de este sistema. 

Si los habitantes no respetan las normas establecias, bajarán escalones en un sistema de "confianza" ideado por el Gobierno y perderán derechos que pueden llegar hasta la exclusión social.

Este novedoso y "orwelliano" proyecto de vigilancia se creó en 2014, pero no había visto la luz hasta mayo de este año. Su meta es construir una cultura de "sinceridad" premiando a las personas "de honradez" y castigando a los "desacreditados".

El plan trazado por el presidente Xi Jinping se materializará con una especie de "carné por puntos" que evalúe el civismo de sus compatriotas en función de sus costumbres sociales, económicas, de consumo, e incluso en sus relaciones interpersonales.

El denominado "Sistema de Crédito Social" ya comenzó a ser probado en una docena de ciudades (6% de la población) y se espera que alcance a los 1,386 millones de ciudadanos para 2020.

Buenos ciudadanos vs malos ciudadanos

La metodología exacta aún es un secreto, pero algunas infracciones incluyen manejar mal, fumar en zonas prohibidas, comprar demasiados videojuegos y publicar noticias falsas en Internet.

Tener un familiar o un amigo con bajo puntaje o que comete alguna acción negativa también afecta el nivel de confianza con que se valora a alguien, pues forman parte de una misma red.

Inicialmente, a los "malos ciudadanos" se les prohibirá viajar en tren o en avión por un año. Para el 2020, su bajo puntaje les puede costar un trabajo, préstamos bancarios o acceder a un crédito hipotecario. Incluso pueden limitar la velocidad de su conexión a internet, negar el acceso a ciertos lugares de esparcimiento y hasta impedirles de matricular a sus hijos en determinadas escuelas.

En tanto, los "buenos compatriotas" obtendrán beneficios que van desde lograr una mejor tasa de interés bancaria, alquilar una habitación de hotel sin pagar depósito, hasta obtener una mejor visualización de su perfil en Baihe, la red social online de citas. Todos los datos se unificarán en una plataforma nacional sobre información de los individuos accesible para el gobierno.

¿Cómo conseguirán su objetivo?

Al mismo estilo del Gran Hermano de la novela '1984', las autoridades se valdrán de la tecnología para monitorear cada uno de los movimientos de los ciudadanos.

Para este propósito serán fundamentales las 180 millones de cámaras que hoy velan por la seguridad en las calles en la mayoría de las ciudades chinas. Al menos 11% de ellas cuenta con preciso sistema de reconocimiento facial capaz de identificar a cualquier viandante entre una multitud con un margen de error inferior al 0,5%, de acuerdo con el diario español Expansión.

Los encargados de evaluar el comportamiento de la ciudadanía también tendrán a su disposición lentes inteligentes que reconocerán a los indiviudos con los que se crucen y les proporcionarán todos sus datos.

En tanto, el Gobierno vigilará toda la actividad virtual de las personas que accedan a Internet. Asimismo, obligarán a los algunos ciudadanos a descargar aplicaciones que permitar a las autoridades fiscalizar cualquier archivo en sus smartphones. Es más, ya han firmado acuerdos con varias empresas para que desarrollen sistemas que puntúen a sus usuarios.

Para los críticos de este mecanisno, "es una práctica de mano dura, invasiva y siniestra de un estado de partido único para controlar a la población", según Bloomberg.

¿Cómo puedes ser castigado?

Tomando como base datos de la Corte Suprema Popular de China, Business Insider hizo una lista de algunas consecuencias que tendrá un "mal comportamiento" de parte de sus habitantes:

1. Prohibirte volar o tomar el tren.
2. Limitar tu velocidad de internet.
3. Prohibirte a ti o a tus hijos ingresar a las mejores escuelas.
4. Impedirte conseguir los mejores trabajos.
5. Mantenerte fuera de los mejores hoteles.
6. Quitarte tu perro si se porta mal.
7. Ser nombrado públicamente como un mal ciudadano.

En China ya operan 180 millones de cámaras que servirán para el nuevo sistema de control. | Fuente: iStock | Fotógrafo: amnarj2006
¿Qué opinas?