Millones de residentes de Pekín trabajan desde casa este lunes, después de que las autoridades hayan reforzado las medidas anticovid, dando a la capital china de 22 millones de personas una imagen de ciudad fantasma.

| Fuente: AFP

China se enfrenta desde hace dos meses al peor brote epidémico desde inicios de 2020.

| Fuente: AFP

Aunque las cifras de contagios son mínimas respecto al nivel mundial, las autoridades aplican estrictamente la política de ‘Cero COVID’ e imponen confinamientos en ciudades enteras en cuanto se detectan algunos casos.

| Fuente: AFP

Después de Shanghái, la ciudad más poblada del país confinada desde principios de abril, Pekín se encuentra desde hace una semana bajo restricciones de desplazamientos y muchos lugares públicos (restaurantes, cafés, gimnasios...) están cerrados.

| Fuente: AFP

El lunes, las autoridades limitaron estrictamente el acceso a los servicios no esenciales en el distrito de Chaoyang, el más dinámico y poblado de la capital.

| Fuente: AFP

El animado barrio comercial de Sanlitun, en el este de Pekín, estaba desierto el lunes. La tienda Apple, por ejemplo, recibió la orden de cerrar minutos después de haber abierto sus puertas.

| Fuente: AFP

"No me siento cómoda con tan poca gente a mi alrededor", dijo a la AFP una trabajadora de la limpieza llamada Wang, mientras esperaba poder entrar en el restaurante donde está empleada.

| Fuente: AFP

Pekín anuncio el lunes 49 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas.

| Fuente: AFP

En Shanghái, le cifra de contagios diarios se situó el lunes por debajo de los 4.000, después de haber superado los 25 000 a finales de abril.

| Fuente: AFP

El actual brote epidémico causó la muerte a más de 500 personas en Shanghái, según datos oficiales. En total, China ha registrado oficialmente unos 5 000 decesos debido al virus desde el inicio de la pandemia.

| Fuente: AFP