Corea del Sur y EE.UU. seguirán trabajando para celebrar la cumbre entre Kim y Trump

La conversación se produce después de que Corea del Norte dijera que se está replanteando seguir adelante con la cumbre debido a las propuestas de Washington para que Pyonguang desmantele de su programa nuclear.
La reunión entre Trump y Kim está programada para el 12 de junio en Indonesia. | Fuente: RPP / AFP

Los cancilleres de Corea del Sur y Estados Unidos, Kang Kyung-wha y Mike Pompeo, respectivamente, acordaron este martes por teléfono seguir trabajando para que se celebre la cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump, después de que Pyongyang haya amenazado con cancelar la cita.

Ambos "acordaron mantener la estrecha cooperación entre Corea del Sur y EE.UU. para lograr la completa desnuclearización y el establecimiento de la paz en la península coreana a través de una exitosa cumbre entre EE.UU. y Corea del Norte", explica un comunicado del Ministerio de Exteriores surcoreano.

La conversación se produce después de que Corea del Norte dijera hoy que se está replanteando si seguir adelante con la cumbre debido a las propuestas planteadas desde Washington para que Pyonguang desmantele de golpe su programa nuclear al estilo de Libia.

Pompeo insistió en que, pese al mensaje del régimen norcoreano, Washington sigue adelante con los preparativos para la cumbre entre los mandatarios de ambos países, prevista para el 12 de junio en Singapur, según explica el texto de la Cancillería surcoreana.

Por su parte, Kang insistió en que el Gobierno de su país está decidido a implementar la declaración que el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, firmaron el pasado 27 de abril comprometiéndose a lograr la paz y la "total desnuclearización" de la península.

También le explicó a Pompeo que Seúl ha urgido al Norte a que retome cuanto antes el diálogo intercoreano.

El mensaje de Pyongyang llegó horas después de que cancelara una reunión de alto nivel con Seúl prevista para hoy. El régimen argumentó que unas maniobras aéreas que están celebrando Corea del Sur y EE.UU. son un ensayo para invadir su territorio y también ponen en peligro la cumbre entre Kim y Trump.

Los comunicados de Pyongyang de hoy suponen un importante jarro de agua fría tras meses de avances para mejorar las relaciones entre Pyongyang y la comunidad internacional y tratar de buscar una solución a la cuestión nuclear en la península. EFE

0 Comentarios
¿Qué opinas?