La materia prima que usan son bolsas de plástico de supermercados y otros comercios.
La materia prima que usan son bolsas de plástico de supermercados y otros comercios. | Fuente: EFE | Fotógrafo: GARY WILLIAMS

Mujeres de la tercera edad de Arizona, Estados Unidos, usan desde hace años sus habilidades como tejedoras con un fin solidario y ecológico: transformar las bolsas de plástico de los supermercados en colchonetas para los que no tienen techo.

Una vez a la semana, las diez mujeres alojadas en la casa de reposo The Fountains at La Cholla y personal de ese centro se reúnen para confeccionar unos tapetes que sirven tanto como colchoneta para dormir como de cobija para taparse y que se regalan a organizaciones que a su vez los entregan a quienes lo necesitan.

El material que usan son bolsas de plástico de supermercados y otros comercios que, de otra forma, quizás terminarían en el basurero municipal y que tardan centenares de años en desintegrarse. Abbie Stone, directora de la casa de reposo, señaló a EFE que el proyecto comenzó hace seis años.

Cada jornada de trabajo, una de las mujeres se encarga de cortar las bolsas en tiras, otra las estira y las enrolla de la misma manera que una bola de estambre y otras se encargan de tejer utilizando crochet. Se necesitan unos cuatro meses de trabajo para terminar cada tapete, que mide aproximadamente 1,8 metros de largo por un metro de ancho.

Nadie ha contado cuántas bolsas se usan en cada tapete, pero se podría estimar que son varios cientos de diferentes colores. Una vez que los tapetes son terminados, son donados a albergues y centros, que los entregan a personas sin hogar.

Debido a que está hecho de bolsas de plástico, es liviano, por lo que puede ser llevado de un lado a otro fácilmente, de la misma manera se puede lavar y secar rápidamente. El proyecto también tiene otros beneficios: ayuda y motiva a personas de la tercera edad para que se sientan útiles y que sirven a la comunidad y hace que sus manos y su mente estén despiertas.

EFE