COVID-19 en Alemania
Los compradores caminan por la principal calle comercial Westenhellweg en el centro de la ciudad de Dortmund, Alemania. | Fuente: EFE

Alemania se prepara para la entrada el vigor de nuevas restricciones para hacer frente a la cuarta ola de la pandemia de la COVID-19, que golpea con fuerza al país con niveles de incidencia récord y un aumento de la presión hospitalaria.

Con respecto a algunas de las medidas que entrarán en vigor en el curso de la próxima semana hay preocupación por las dificultades que puede implicar su implementación.

Tal es por ejemplo el caso de la exigencia de que solo personas vacunadas contra la COVID-19, recuperadas o con un test negativo reciente puedan usar el transporte público.

Eso implicará controles más frecuentes de lo que se hace normalmente en Alemania y, ante la resistencia de parte de la población, se teme que se presenten algunos conflictos.

El marco legal aprobado la semana pasada por los partidos de la futura coalición de Gobierno exige además a los estados federados imponer algunas medidas de acuerdo con ciertos parámetros de la pandemia como el de la ocupación hospitalaria.

El parámetro más importante en este punto es la incidencia semanal de hospitalización por 100 000 habitantes.

Si en un estado federado la incidencia de hospitalización está por encima de 3, se impone la exigencia de que solo personas vacunadas o que hayan superado la  COVID-19 tengan acceso a bares y restaurantes, lo que ya se aplica en algunos estados, como Berlín y Baviera.

Si el índice de hospitalización está por encima de 6, además de estar vacunados o recuperados, las personas que quieran entrar a los locales deberán presentar un test negativo reciente.

La incidencia de pacientes ingresados en hospitales de Alemania se situó este domingo, según las últimas cifras del Instituto Robert Koch (RKI) de virología, en 5,34 por 100 000 habitantes. El máximo en la incidencia de hospitalización se alcanzó alrededor de las navidades del año pasado con 15,5 pacientes hospitalizados por 100 000 habitantes.

Sin embargo, la presión hospitalaria preocupa debido a la pérdida de capacidad de las ucis por problemas de personal. Actualmente el 14 por ciento de las camas disponibles en las ucis están ocupadas con 3.565 pacientes.

Incidencia al alza  la vacunación estancada

También incidencia semanal de contagios tiende al alza y se situó en 372,7 por 100.000 habitantes, lo que representa el nivel más alto desde el comienzo de la pandemia.

Hace una semana la incidencia había estado en 289 contagios por 100.000 habitantes y hace un mes en 85,6.

En las últimas 24 horas las oficinas de sanidad reportaron 42 727 nuevos contagios frente a los 33.498 de la semana pasada. Además se registraron 75 muertes relacionadas con la COVID-19 frente a las 55 de la semana anterior.

Desde el comienzo de la pandemia ha habido en Alemania 5.354.942 casos confirmados. 4.626.300 personas han superado la enfermedad y 99.062 han muerto por causas relacionadas con la enfermedad.

Un 67,9 por ciento de la población ha recibido la pauta completa de la vacuna y un 70,5 por ciento al menos la primera dosis.

Los avances de la vacunación son lentos desde hace meses lo que se debe en buena parte a la resistencia de parte de la población.

Un total de 26,7 millones de personas en Alemania no tienen todavía la pauta completa de la vacuna contra la COVID-19.

Entre ellas hay 2,1 millones que están esperando la segunda dosis y es de esperar que todos ellos se vacunen.

Sin embargo, la mayor parte del grupo no tiene ni siquiera la primera dosis. Un total de 10,4 millones están entre los 18 y los 59 años y 2,7 millones son mayores de 60 años.

En esos dos grupos es de suponer que hay una resistencia activa a la vacuna contra la COVID-19. Otro grupo numeroso es el de los niños entre 0 y 11 años, para los que todavía no hay una recomendación de la Comisión Permanente de Vacunación.

En la franja de entre 12 y 17 años hay 2,2 millones de personas no vacunadas.

A eso se agrega la necesidad de aplicar el refresco de la vacuna a quienes hayan recibido la segunda dosis hace cinco meses o más, lo que ya está en curso aunque con algunos problemas logísticos.

(Con información de EFE)

NUESTROS PODCAST


"Espacio Vital": La pandemia trajo consigo el uso a nivel mundial de mascarillas descartables, por ejemplo, por lo que la cantidad de residuos contaminantes terminaron en el océano, lo que ha provocado un incremento en la contaminación. Más de 28 toneladas de residuos se mantienen en el mar.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.