Según los científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca es la más avanzada del mundo en términos de desarrollo.
Según los científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca es la más avanzada del mundo en términos de desarrollo. | Fuente: AFP

El Gobierno de Brasil anunció este sábado un acuerdo que le permitirá adquirir 100 millones de dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus que viene siendo experimentada por la Universidad de Oxford, así como producirla en el país gracias a la transferencia de tecnología.

"El acuerdo prevé la compra de tres lotes de la vacuna, el primero de los cuales para entrega en diciembre próximo, así como la transferencia de tecnología para que podamos producirla en los laboratorios de la estatal Fiocruz", anunció el viceministro de Salud, Elcio Franco, en una rueda de prensa.

El acuerdo de cooperación en el desarrollo tecnológico y de acceso de Brasil a la vacuna fue intermediado por la embajada de Reino Unido en Brasilia y envuelve al Gobierno brasileño, la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.

Según los científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, que ya está siendo experimentada en humanos, incluso en Brasil, es la más avanzada del mundo en términos de desarrollo.

Franco aclaró que todo lo acordado dependerá de que los ensayos clínicos demuestren que la vacuna es eficaz contra el COVID-19 y segura para la población, así como del cumplimiento del actual cronograma de los responsables por la medicina, que inicialmente prevé el fin de los experimentos en noviembre y el inicio de la producción en diciembre.

Por el acuerdo, Brasil asumirá, con el riesgo de que finalmente no se demuestre la eficacia del producto, parte de los costos de desarrollo de la vacuna, inicialmente 127 millones de dólares, de los cuales 30 millones de dólares referentes a la transferencia de tecnología.

Tal inversión permitirá que la vacuna comience a ser producida este mismo año en los laboratorios de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), mayor centro de investigación en salud de América Latina y responsable por la mayoría de las vacunas desarrolladas por Brasil.

La vacuna de Oxford comenzó a ser experimentada la semana pasada en Brasil, el segundo país en el mundo con más víctimas por COVID-19, con cerca de 56.000 muertos, y con más contagiados, con casi 1,3 millones de casos confirmados.

Igualmente viene siendo probada en Reino Unido, Estados Unidos y en dos países de África.

EFE