Francisco Flores es acusado por la Fiscalía salvadoreña de peculado y enriquecimiento ilícito. | Fuente: EFE

El expresidente salvadoreño Francisco Flores (1999-2004) afrontó ayer el primer día de audiencia preliminar en su contra, en la que un juez determinará si es enviado a juicio para responder por delitos de corrupción que cometió al supuestamente desviar y apropiarse de donativos de Taiwán.

El exmandatario es acusado por la Fiscalía salvadoreña de peculado y enriquecimiento ilícito en el manejo de 15 millones de dólares (13,5 millones de euros), recibidos como una ayuda de Taiwán a su Gobierno para obras de reconstrucción después de dos terremotos que asolaron el país en 2001.

Según el fiscal Julio Zamora, dos donaciones que sumaban 5 millones de dólares entregados a Flores por Taiwán en 2002 "nunca ingresaron a los fondos públicos y no se sabe el destino de ese dinero, ya que pasaron a formar parte del patrimonio del imputado".

Agregó que otros cuatro montos equivalentes a 10 millones fueron desviados por el imputado hacía una cuenta bancaria en Costa Rica y posteriormente a otra en El Salvador perteneciente al partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), hoy en la oposición.

Por su parte, la abogada querellante Berta de León solicitó al juez Miguel Ángel García Argüello, encargado de la causa, que el exjefe de Estado también sea juzgado por el delito de lavado de dinero y acusó a la Fiscalía de omitir la investigación por este delito.

"Cuando se desprende de los cheques y los coloca en una cuenta de una institución privada se ejecuta el peculado, y el lavado de dinero cuando es trasladado a la cuenta de Arena", porque "es claro el propósito de ocultar el origen (ilícito) de estos fondos", expuso.

EFE