¿Cadena de accidentes o “montaje”? Misteriosas muertes sucesivas de turistas sacuden República Dominicana

En los últimos meses, al menos siete turistas han muerto en hoteles de lujo de Punta Cana y otras zonas República Dominicana bajo extrañas circunstancias. En Estados Unidos los deudos tienen dudas sobre los motivos de las muertes, mientras el Gobierno caribeño denuncia una conspiración.

Leyla Ann Cox, Miranda Schaup, David Harrison y el matrimonio de Cynthia Day y Edward Holmes, cuatro de los turistas fallecidos. | Fuente: Composición

Mientras las autoridades de Estados Unidos intentan descifrar qué hay detrás de las muertes de siete de sus ciudadanos en República Dominicana, las de este país denuncian “un montaje” destinado a perjudicar sus servicios turísticos. La isla caribeña, uno de los destinos turísticos más populares del Caribe por sus balnearios, acusó este lunes a una cadena televisiva en particular de esta supuesta mala fe, al mismo tiempo que negó cualquier irregularidad en la más reciente de las muertes de turistas.

Los casos de muertes estadounidenses, todas rodeadas de un halo de misterio, se remontan a abril del 2018. Cronológicamente, el primer caso es el de Robert Wallace, un californiano de 67 años, quiien falleció el 14 de abril de 2018 después de tomarse un whisky del minibar en su habitación del Hard Rock Hotel de Punta Cana, aseguró su sobrina a la cadena Fox News. “Empezó a sentirse muy enfermo, tenía sangre en la orina y en las heces", explicó.

El hotel dijo que murió por un shock séptico, neumonía aguda y fallo multiorgánico. Además, el reporte refiere que Beber Lynn Ticknoff, esposa de Wallace, informó que su esposo había presentado dificultad respiratoria, dolor de la espalda baja de fuerte intensidad luego de realizar un esfuerzo físico de dos días de evolución. Tras recibir atenciones en el complejo hotelero, fue trasladado al Centro Médico Hospiten, donde falleció

La siguiente muerte reportada fue la de Yvette Monique Short, de 51 años, cuya hermana dijo en un canal de televisión de Filadelfia, en Estados Unidos, que también falleció después de tomar una bebida del minibar de su habitación. En su caso, sin embargo, su hotel estaba en el resort Bahía Príncipe.

Desde entonces, Kaylynn Knull y Tom Schwander, una pareja originaria de Colorado, contó a la CNN que padecieron dolores de cabeza, calambres abdominales y diarrea tras haber percibido un fuerte olor a químicos en el hotel La Romana en junio de 2018.  Según pruebas que se realizaron a su regreso a casa, podrían haber estado expuestos a pesticidas utilizados contra hormigas y cucarachas.  La pareja, que presentó una denuncia al respecto, cree que el producto se propagó a través del sistema de aire acondicionado.

En julio del 2018, nuevamente en el Hard Rock Hotel de Punta Cana, falleció David Harrison, turista estadounidense de 45 años. El informe oficial indicó que Harrison fue asistido por el personal médico del hotel donde estaba hospedado al presentar dolor torácico con varias horas de evolución y que posteriormente fue trasladado a la emergencia del Centro Médico Hospiten, en Bávaro, donde murió, el 14 de julio de 2018.

Según la autopsia del 15 de julio de 2018, su muerte se produjo a causa de una arterosclerosis grado IV de las arterias coronarias, con infarto en la pared posterior del ventrículo izquierdo, edema pulmonar e insuficiencia respiratoria. En un principio su viuda, Dawn McCoy, aceptó que había muerto por un ataque al corazón, pero luego se planteó interrogantes. "Cuando comenzaron a pasar los casos de estas personas me detuve y pensé: '¿Cómo pueden todas ellas tener la misma causa de muerte que David?'", dijo al diario The Washington Post.

Tres víctimas más

Las siguientes tres víctimas llegaron el 25 de mayo del 2019 a San Pedro de Macoris, un balneario turístico en el sur de República Dominicana, informaron autoridades locales.  Miranda Schaup-Werner, médica terapeuta de 41 años, reservó una habitación con su esposo en el hotel Luxury Bahía Príncipe Bouganville. Ella perdió la conciencia el mismo día que llegó, después de salir al balcón. Ni su marido ni el equipo médico del hotel pudieron reanimarla.

El informe preliminar de la autopsia dado a conocer por la Procuraduría General de la República establece, entre otras cosas, que presentó cardiomegalia de 380 gramos, hemorragias petequiales en epicardio, fibrosis endocardica, cambios grasos en endocardio y congestión pasiva crónica de hígado.

Cynthia Day, de 49 años, y Edward Holmes, de 63, se hospedaban en un hotel adyacente, el Grand Bahía Príncipe La Romana. El personal del establecimiento encontró a la pareja de Maryland muerta en su habitación el 30 de mayo.  Las tres víctimas murieron por fallos respiratorios y edemas pulmonares, según la oficina del fiscal local. Schaup-Werner también sufrió un paro cardíaco.

Steven Bullock, defensa legal de la familia de Day, declaró que las autopsias de los esposos fallecidos de realizarán, en Estados Unidos.  Al ser consultado sobre los contactos con la policía y las autoridades dominicanas, el abogado dijo que "han sido muy, muy difíciles. No hemos escuchado lo suficiente y eso es parte del problema". "Parece que no estamos recibiendo nada (de la policía). Tenemos algunos periodistas en el terreno que nos están ayudando a recopilar información", dijo a la agencia AFP.

El caso más reciente es el de Leyla Ann Cox, también estadounidense. La mujer de 53 años, viajó a República Dominicana el 5 de junio y tenía previsto regresar a su país el 12, pero falleció repentinamente dos días antes, de acuerdo con declaraciones ofrecidas por su hijo William Cox a medios estadounidenses y reproducidas por medios locales. Este caso fue el que llevó al Gobierno de la isla caribeña a pronunciarse oficialmente sobre esta seguidilla de casos.

República Dominicana denuncia “montaje”

El Gobierno dominicano aseguró este lunes que Leyla Ann Cox falleció por problemas cardíacos y denunció "un montaje" para perjudicar el turismo en su país, en relación relacionado con las recientes muertes de otros turistas.  El ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, dijo en una conferencia de prensa que la muerte de Cox fue debido a su condición "premórbida", ya que sufría de cardiomegalia (corazón grande), era hipertensa y había sufrido varios infartos.

"Hay un manejo comunicacional perverso, particularmente de la (cadena estadounidense) Fox Internacional (...) es claro que todo es un montaje, se está haciendo con intención maliciosa para perjudicar los servicios turísticos que ofrece el país", dijo el funcionario. Afirmó también, sobre Cox, que al Ministerio de Salud local solo le faltan los informes toxicológicos sobre su fallecimiento, pero que las autoridades sanitarias han actuado con "responsabilidad" y que no van a seguir permitiendo "la difusión falsa" a nivel internacional sobre esta y otras muertes de turistas recientemente ocurridas en el país.

En ese sentido, dijo que, desde el punto de vista epidemiológico, no hay evidencias de sustancias nocivas en la alimentación (servida a los turistas), pero aseguró que siguen trabajando con los actores del sector y no hay nada que "temer" en el turismo dominicano, ya que esos decesos se produjeron a causa de las condiciones mórbidas de esos turistas(Con información de EFE y AFP)

¿Qué opinas?