No es el primer ataque contra intereses chinos en territorio de su aliado. | Fuente: EFE

Pakistán vivió una jornada sangrienta con un atentado suicida con bomba en un bazar del noroeste del país, que causó 25 muertos, y un asalto de gran simbolismo, con 7 muertos, en el consulado de China, el principal aliado del país asiático, en la sureña Karachi.

En torno a las 9.30, hora local (4.30 GMT), tres hombres armados comenzaron a disparar y a lanzar granadas tratando de entrar en el consulado chino en Karachi, algo que no lograron, informó a Efe el portavoz policial de la urbe, Mohamed Ishfaq.

La situación provocó un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los atacantes, que se prolongó durante más de media hora, hasta que los terroristas fueron abatidos.

Ishfaq señaló que los tres atacantes, uno de ellos con un chaleco cargado de explosivos, y dos agentes de Policía murieron en el ataque, y un guardia de seguridad resultó herido.

Seemi Jamali, portavoz del Hospital Jinnah, adonde trasladaron a los fallecidos, indicó a Efe que además de los cuerpos de dos policías, también habían recibido los cadáveres de dos civiles, un padre y su hijo que habían ido al consulado a solicitar un visado.

Poco después, el ministro de Exteriores paquistaní, Shah Mehmood Qureshi, afirmó que los atacantes querían secuestrar a personal chino.

"Había unos 21 chinos en el consulado y todo ellos están seguros y han sido trasladados a un lugar seguro", afirmó el ministro ante la Asamblea Nacional (Cámara Baja).

El Ejército de Liberación Baluchi, que busca la independencia de la provincia suroccidental de Baluchistán, reivindicó el ataque contra el consulado.

"El objetivo del ataque es claro: no toleraremos la expansión militar china en suelo baluchi", afirmó el grupo en un comunicado.

China cuenta con una gran presencia en territorio paquistaní debido al proyecto Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), un multimillonario proyecto de infraestructuras financiado por Pekín con una inversión de 60.000 millones de dólares.

El CPEC, puesto en marcha en 2015, financia la construcción de una ruta comercial que conectará la ciudad de Kasghar, en la provincia noroccidental china de Xinjiang, con el puerto paquistaní de Gwadar (suroeste) en Baluchistán, proporcionando al gigante chino una puerta al mar Arábigo. (EFE)


¿Qué opinas?