Gustavo Santaolalla
El productor Gustavo Santaolalla se alista para tocar "Cuando pase el temblor" durante el concierto que Soda Stereo ofrece en Lima este 3 de marzo. | Fuente: Difusión | Fotógrafo: Maia Alcire

Gustavo Santaolalla tenía 16 años cuando grabó el primer disco de Arco Iris, la banda que había formado junto a tres amigos de la iglesia. Entonces, quien luego sería el productor de bandas emblemáticas de Latinoamérica como Café Tacuba, Juanes y Molotov, fue blanco de duras críticas por atreverse a combinar sonidos del folclor latinoamericano con el rock.

Varios años más tarde, en 1981, Santaolalla se encontraba en un pequeño club bonaerense. Había vuelto a su ciudad natal desde Estados Unidos, en busca de bandas nuevas que tuvieran afinidad con el punk y el new wave, géneros que había abrazado tras defraudarse del rock estadounidense que se oía por esos años. Y entonces escuchó, por primera vez, a Soda Stereo interpretando “Cuando pase el temblor”.

Cuando hicieron ese tema, yo me sentí muy reivindicado”, dijo el productor a RPP Noticias. “Porque es un tema que tiene un aire de carnavalito, que usa instrumentos parecidos a los sicuris, con los sintetizadores. Creo que ahí había una búsqueda de hacer algo que tuviera una identidad nuestra”, agregó.

Para Santaolalla, ganador de dos premios Oscar, dos Grammy y 14 Latin Grammy, Soda Stereo tenía la cualidad de identificarse con ritmos no solo argentinos, sino de todo Latinoamérica. “La identidad de ellos pasa por una capacidad que ha tenido Gustavo [Cerati] de absorber todas las influencias de la música del mundo, las cuales, pasadas a través de él, se volvían una cosa totalmente Soda, que no se parecía a nada más que a ellos”, explicó.

Luego de escucharlos en aquel pub argentino, Santaolalla se acercó al backstage para saludarlos. Hubo un intercambio de palabras con Gustavo Cerati, elogios hacia la música que Soda Stereo se aventuraba a poner sobre escena sin que supieran, todavía, de la relevancia que tendrían en la internacionalización del rock latino. Sería el inicio de una fructífera relación.

Gustavo Santaolalla se llevó dos estatuillas de los Oscar por su musicalización de las cintas
Gustavo Santaolalla se llevó dos estatuillas de los Oscar por su musicalización de las cintas "Brokeback Mountain" y "Babel". | Fuente: Difusión | Fotógrafo: Maia Alcire

SANTAOLALLA EN “GRACIAS TOTALES”

Este 3 de marzo, en el Estadio Nacional, a Gustavo Santaolalla le tocará participar como invitado especial en el concierto que Soda Stereo —liderado esta vez por sus dos miembros restantes Charly Alberti y Zeta Bosio— ofrecerá en Lima como parte de su gira “Gracias totales”. “El tema que me toca hacer es ‘Cuando pase el temblor’, que tiene una connotación más claramente folclórica”, señaló a RPP Noticias.

No es gratuito que recibiera el encargo de entonar esa canción. La propuesta le cayó como anillo al dedo, siendo él un productor que hizo posible una parte de la producción de grupos y artistas como Café Tacuba, Juanes, Molotov, Bersuit Vergarabat, entre otros, marcados por la mixtura de ritmos latinos con géneros como el rock, la electrónica o el pop. Una visión musical que se evidencia, por ejemplo, en “La marea”, canción que tocó cuando lideraba Bajofondo y lo acompañó Gustavo Cerati.

Fue una experiencia maravillosa”, señaló el productor. “Primero, de trabajo, porque fue lindo trabajar con él, y del resultado también. Algo que creo que no sé si lo pensamos, de que podríamos haber trabajado juntos. Siempre hubo una admiración mutua y ganas de hacer algo juntos. El momento de Soda, creo que fue muy de ellos. Y yo estaba en otra cosa en ese momento. Y cuando ya entré a producir más cosas, ya hasta Gustavo estaba por empezar su carrera de solista”, contó.

Si hubiese que definir su relación con Cerati, esta sería de “respeto mutuo”. Había, después de todo, una profunda “apreciación por el trabajo que había hecho cada uno”. Y, de acuerdo con Santaolalla, “fue muy cómodo trabajar con él”. Durante la grabación de “El mareo”, el recordado líder de Soda Stereo hizo concesiones. Así lo recordó el ganador de 14 Latin Grammy:

La canción tenía una cosa interesante. ‘El mareo’ está escrita en un registro bajo. A mí me parecía que podía quedar muy bueno. Yo pensé que él iba a pedir que la subiéramos de tono. Y no, se subió al barco así e hizo una interpretación increíble. Fue muy lindo eso”.

MÁS QUE UN PRODUCTOR

Cualquier artista que haya trabajado con Gustavo Santaolalla sabe reconocer en él algo más que un productor musical. No por nada se le suele tildar de “gurú del rock latino” antes que con el rótulo más bien corporativo y frío de “productor”.

Pero quizás, en el fondo, en eso consista su labor: servir de guía creativo a ese cúmulo de ideas musicales que surgen de la mente de los distintos creadores a quienes ayuda a conseguir un estilo distintivo, único, sin importar el género en el que naveguen. Lo cierto es que, antes que nada, al laureado músico le interesa hacer discos con músicos que lo interpelen. He ahí el desafío.

Siempre me ha gustado trabajar con artistas que siento que tienen una visión fuerte, que traen a la mesa algo novedoso. No me gusta trabajar con gente que diga: “sí, Gustavo, sí, Gustavo”, confesó a RPP Noticias. En ese sentido, a Santaolalla le gusta ganarse la confianza de los músicos, entender su cosmovisión y su sentido del humor. “En una banda busco originalidad y sentir que tienen peso, que no están copiando algo que ya existe”, subrayó.

Así, al poner sus oídos sobre el Perú, el músico bonaerense recordó su descubrimiento de El Polen, esa banda peruana de los años sesenta que fusionó los ritmos andinos y criollos con el folk y el rock, y con la cual estuvo a punto de compartir escenario durante un festival junto a agrupaciones similares de Chile y Bolivia, en aquellos tiempos en que se iba de gira con Arco Iris. “Espero poder verlos [a los integrantes de El Polen]. Creo que los voy a ver entre hoy y mañana”, alcanzó a prometer.