| Fuente: Andina

El 12% de la población limeña presenta algún trastorno mental asociado a la pandemia de la COVID-19, reveló el estudio 'Impacto de la pandemia de la COVID-19 en la salud mental de la población', realizado por investigadores de la Universidad Cayetano Heredia (UPCH).

Al respecto, el psiquiatra Humberto Castillo, director del centro de investigación y desarrollo en salud mental de la UPCH, explicó que este análisis lo realizan cada 10 años.

En el 2002, comentó, la prevalencia de problemas mentales en Lima superaban el 20%. Para 2012, este porcentanje bajó notablemente hasta un 8%. Sin embargo, este año, casi una década después, ha vuelto a subir al 12%.

El especialista precisó que en los trastornos mentales hay dos factores claves: el estrés social que se vive en el momento y la vulnerabilidad que ya tienen las personas producto del estrés en la infancia.

"En el 2002 salíamos luego de 20 años de crisis económica y terrorismo, la población estaba muy vulnerable. Todo esto había bajado hacia el 2012, pero ahora estamos registrando 12%, osea que ha subido 50% en la última década. Atribuimos que esto es principamente por la COVID-19", señaló a 'Espacio Vital' por RPP.

Consecuencias en los próximos años

Asimismo, refirió que el tema no acaba ahí, sino que está afectando más todavía a la población de menor edad que arrastrará estos problemas en su vida adulta.

"Esto está generando vulerabilidad, y no acaba con esto, sino que probablemente se siga expresando en los 10 o 15 años siguientes porque los niños de ahora van a estar más vulnerables cuando sean adultos para estresar algún tipo de trastorno mental. Es importante el daño que esta produciendo la pandemia en la salud mental de los peruanos", lamentó.

Otro fato que se desprende del estudio es que posiblemente "los trastornos mentales y el estrés sean un factor de riesgo alto para contagiarse y enfermar de la COVID-19".

"No solo la COVID-19 genera problemas de salud mental, sino que hay indicio suficiente para pensar que los problemas de estrés y trastornos mentales previos también favorecen la enfermedad de la covid, son también factores de riesgo", destacó Castillo.

Esta hipótesis, añadió, se sostendría además en la evidencia neurobiologica existente de que "el estrés complica las respuestas corporales frente a infecciones y problemas físicos".