Rosario Coronado

La Comisión de Fiscalización y Contraloría del Congreso de la República sesionó en Chiclayo con la presencia de solo cinco de sus 17 miembros titulares,  situación que fue cuestionada por un buen número de asistentes.

La cita que empezó con más de una hora de retraso, se desarrolló en las instalaciones del auditorio San Martín de Porres con la participación de los congresistas, Vicente Zeballos,  Alejandro Aguinaga, Segundo Tapia, Virgilio Acuña y José León.

En la sesión se escuchó a los ciudadanos y representantes de diferentes instituciones que denunciaron irregularidades en los municipios de Chiclayo, Ferreñafe, Tumán y Lambayeque, así como en las empresas Epsel y Electronorte.

También un grupo de trabajadores solicitó la intervención de Fiscalización en la problemática de las empresas azucareras, Pucalá, Tumán y Cayaltí, argumentando que los directivos  cometen una serie de abusos. 

“Estamos recibiendo las denuncias de los ciudadanos y de las instituciones para concentrarlas en el pleno. De ser necesario se formarán grupos de trabajo para su evaluación y luego derivarlas a instancias correspondientes”, expresó el congresista, Segundo Tapia.

Por su parte, el presidente de la comisión, Vicente Zeballos manifestó que reciben un promedio mensual de  mil 500 denuncias.

Cabe indicar que más de un parlamentario que asistió a la audiencia deslindó responsabilidad sobre la ausencia de sus pares.

Lea más noticias de la región Lambayeque