El biólogo Ernesto Bustamante detalló que la prueba molecular es más segura para confirmar casos de COVID-19. | Fuente: Andina

Las pruebas rápidas que va a adquirir el Gobierno podrían dar falsos negativos del nuevo coronavirus, según el exdirector del Instituto Nacional de Salud del MINSA, Ernesto Bustamante. Afirmó, además, que hasta el momento las pruebas se están haciendo de manera correcta, pues se evalúan de forma molecular.

“¿Qué pasa con las pruebas rápidas? Son rápidas en el sentido de que toman 15 minutos en hacerla. Lo que se detecta no es el virus ni un antígeno del virus, sino lo que se detecta es anticuerpos. El cuerpo y el organismo humano sintetizan y fabrican (estos) en respuesta a la presencia del virus”, explicó el biólogo en Ampliación de Noticias.

Explicó que existe un periodo “ventana” durante una infección. “El cuerpo responde con su sistema inmune y, normalmente, toma de tres a siete días que levante los llamados títulos o niveles de anticuerpos llamados inmunoglobulina G o IGG, o inmunoglobulina M o IGM”, detalló.

En mi opinión van a dar muchos falsos negativos. Porque va a haber mucha gente que se va a someter a estar prueba y le van a decir: ‘señor, usted no tiene coronavirus’, pero a lo mejor estaba en su periodo asintomático, en donde es contagioso”, afirmó.

Para el biólogo Ernesto Bustamante, en el periodo temprano de la enfermedad no hay aparición de anticuerpos, “por lo tanto no vamos a poder detectar un positivo”. Agregó que los kits que está adquiriendo el Estado son como pruebas de embarazo que no darían una respuesta 100% fiable.

Muy diferente son las pruebas rápidas que han adquirido Estados Unidos y otros países, porque son de forma molecular. “Hay una prueba rápida que puede hacer esa misma prueba molecular de PCR (del inglés Polymerase Chain Reaction), pero lo pueden hacer en un cartucho en la que todos los reactivos están en un compartimiento”, sostuvo.

Recomendaciones del exdirector del ISN

Bustamante comentó que se ha tratado de comunicar con los niveles posibles del Instituto Nacional de Salud, para expresar su preocupación sobre la compra de esta pruebas rápidas; sin embrago, ya no se puede hacer mucho porque la decisión de compra se hizo antes del cambio de ministro de Salud. 

La anterior gestión fue la que solicitó el lote de 330 mil pruebas rápidas, y no se ha querido dar marcha atrás

Por eso, lo que propone el exdirector del ISN es que se utilice la capacidad instalada de las universidades que tienen muchas máquinas para hacer PCR. Entonces solo es cuestión del Estado gestionar convenios con las casas de estudio para que se puedan realizar los descartes allí. “Solo se comprarían reactivos moleculares y se mejoraría el mecanismo de toma de muestra”, indicó. 

Respuesta del Gobierno

Por la tarde, el ministro de Salud, Víctor Zamora, respondió a los comentarios de Bustamante. Indicó que las pruebas moleculares de PCR seguirán siendo la prioridad por el momento, y que las pruebas rápidas recién serán utilizadas, cuando haya una expansión grande del virus

¿Qué opinas?