Luis Gonzaga Pomares Hernández se inició a los 23 años en la labor que le cambiaría la vida. | Fuente: Andina

Luis Gonzaga Pomares Hernández tiene 68 años y 45 como bombero. Nació en Piura, en el año 1951 y, siguiendo los pasos de su padre, optó por dedicarse a la profesión voluntaria de bombero, a pesar de haber pasado por limitaciones económicas desde pequeño.  

Cuando terminó su servicio militar obligatorio en la Fuerza Aérea del Perú, a los 23 años, y varios cursos en dicha institución, don Luis se inició en el trabajo que se convertiría en su verdadera vocación: asegurar el bienestar de las personas y velar por la seguridad de quienes más lo necesitan.

Fue así que ingresó a la Compañía de Bomberos “Piura 25”, en donde llegó a ser Teniente Brigadier e hizo amistades con quienes le tocó vivir peligrosas situaciones. “Es un gran grupo humano, son alegres y siempre nos bromeamos; juego mucho con ellos, y siempre me hacen reír”, reveló a Andina.

Hoy recuerda su participación en graves incendios, como el del Mercado Modelo, el del Centro comercial Alfredo Chunga y el Depósito de Arroz Casa. Sin embargo, fueron varias las ocasiones en las que tuvo que atender alguna emergencia cuando se encontraba vestido de civil.

Con tres hijos y una esposa, Luis Gonzaga logró sortear las dificultades económicas y continuar al servicio de las personas como bombero. “La vida no es fácil, pero siempre hay alguien que necesita más que uno; una comidita, unos zapatitos; eso lo vemos nosotros, al llegar a un incendio y la gente está desesperada porque lo ha perdido todo, aunque no la vida. Ah, los bomberos no solo apagamos incendios, también salvamos vidas”, explica.

Este 5 de diciembre se celebra el Día del Bombero Voluntario del Perú, una fecha que conmemora la fundación de la “Unión chalaca N°1”, en el puerto del Callao, la compañía de bomberos más antigua del país.

(Con información de Andina)

¿Qué opinas?