Una mujer embarazada y su familia pasan la cuarentena en un camión de mudanza

“Lo que es prioridad es el momento en el que nazca mi hija”, dice el padre de los tres niños que pasan el Estado de Emergencia al interior de un camión de mudanza, en Magdalena. Los menores tienen 12, cinco y dos años. La madre de los pequeños se encuentra a pocos días de dar a luz.

"[Mi] prioridad es el momento en el que nazca mi hija, tener un techo", dice el padre de los menores. | Fuente: RPP Noticias

Un coche viejo, colchones en el suelo, peluches y mantas. Los más pequeños juegan con globos. Así luce el interior de un camión de mudanza, en el distrito de Magdalena, en Jirón Cusco con Leoncio Prado, que se ha convertido en el refugio de una familia de venezolanos que no tiene en donde pasar sus días durante el Estado de Emergencia. Son nueve las personas que actualmente pasan sus días al interior de este camión; entre ellos, una mujer embarazada de ocho meses de gestación, su esposo, Moisés, y sus tres pequeños hijos, de 12, cinco y dos años.

Moisés trabaja en una empresa de mudanza y, cuando el Gobierno dispuso el Estado de Emergencia, la casa de refugio en la que vivía con su familia, en San Juan de Lurigancho, los echó a la calle. ¿En dónde dormirían? Buscando ayudarlos, el dueño de la empresa les permitió quedarse en el camión mientras durara la emergencia sanitaria, e incluso los apoyaron con víveres. Pero, ¿qué pasará cuando el bebé nazca?

“Ayer una muchacha de la municipalidad conversó y dijo que quería apoyarnos, porque acá hay un centro de salud y mañana jueves hay atención de ginecólogos”, cuenta, pero confiesa que es difícil sobrevivir en ese espacio sin posibilidad de tener servicios básicos. “Es un poco difícil, toca arreglárselas uno mismo", admite. 

"No tenemos el sitio indicado. Lo que es prioridad es el momento en el que nazca mi hija, tener un techo, aunque sea donde nos podamos meter los que estamos acá conviviendo, que nos vayamos a un sitio en donde estemos todos tranquilos”, relata preocupado a RPP Noticias.

La esposa del dueño de la empresa de mudanza, aseguró que se tiene el permiso para que la familia pase estos días al interior del camión, sin embargo, pide a la ciudadanía que se solidaricen con sus necesidades.

"No sabía si llorar o gritar, de ver a la señora que está embarazada... y los niños. El virus no tiene nacionalidad, raza, credo o estatus social. Sentí impotencia de no poder llevarlos a mi casa, darles un techo.(...) Seamos solidarios, seamos humanos, para mí esto es inhumano (...) Ante este virus todos somos iguales. [Nosotros] ayudamos de corazón, no esperamos nada a cambio", refirió. 

La Municipalidad del distrito llegó hasta el lugar pero se negó a dar declaraciones a este medio. 

¿Qué opinas?