Gerson Ames
El circuito lo hace por las tardes —cuando hay menos gente en las calles— a localidades cercanas como Pampas. | Fuente: Andina

Gerson Ames Gaspar es un maestro huancaíno de 46 años que, ante la emergencia sanitaria, decidió dictar clases casa por casa a sus alumnos de Tayacaja, Huancavelica, que no tienen acceso a la tecnología o necesitan reforzar su aprendizaje. El objetivo: satisfacer una necesidad básica como la educación.

La iniciativa del docente  apareció cuando se dispuso el aislamiento social obligatorio. Ante su preocupación por la preparación de sus alumnos, a los que llamó de inmediato para establecer comunicación virtual, visitó en sus viviendas a quienes no pudo contactar. Así nació su labor del día a día.

“Revisando la ficha de seguimiento y acompañamiento que tenemos los maestros en educación a distancia, había uno que no tenía teléfono y otro que no contestaba las llamadas, y con otros no se pudo mantener comunicación fluida; por eso focalicé a los chicos e inicié las visitas para el refuerzo de aprendizajes, con la autorización de sus padres”, contó a Andina.

El recorrido lo realiza cuando el alumno requiere una explicación directa en pizarra para disipar dudas sobre las clases de Aprendo en Casa y utiliza un equipo de protección personal y respeta el distanciamiento social.

El circuito lo hace por las tardes —cuando hay menos gente en las calles— a localidades cercanas como Pampas, capital de la provincia de Tayacaja; entre ida y vuelta camina 10 kilómetros.

“Acudo cumpliendo todos los protocolos de bioseguridad para cuidar mi salud y la de los estudiantes. Solo permito que el alumno salga de su casa con una silla y guarde una distancia de dos metros; no toca la pizarra ni el plumón. Una persona mayor debe tomar fotos o grabar”, explicó el maestro.

En su opinión "estamos muy lejos" de una educación a 'delivery', debido a que “tenemos una sociedad muy poco asertiva, poco empática, que nos critica por dictar clases a distancia, por solo enviar imágenes; el que hace la tarea y acompaña es el papá porque se le va a pagar al docente".

"Hay otro sector que critica al maestro que sale a dictar clases casa por casa; algunos dicen que está contagiando el covid-19. Tenemos todavía una sociedad muy débil y en un gran porcentaje con doble moral que quiere que se cumplan las disposiciones pero sin cumplirla ella", sostuvo. 

Ames comentó: "Ya leí que en Arequipa están haciendo un piloto de profesores itinerantes y sería interesante que haya más propuestas, no podemos quedarnos con los brazos cruzados”.

(Con información de Andina)