El fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, aseguró que no existe una persecución política contra el empresario Rodolfo Orellana, quien se encuentra prófugo de la justicia luego que el Poder Judicial dictara prisión preliminar.

Orellana es acusado por los presuntos delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir junto a su abogado, Benedicto Jiménez.

Heredia informó que si de las pruebas obtenidas de las investigaciones contra Orellana resultaran implicadas otras personas, la fiscal a cargo del caso hará los pedidos de prisión al Poder Judicial.

De otro lado, informó que en Trujillo se detuvo a una de 31 personas implicadas en extorsiones y sicariatos bajo la coordinación de las fiscalías especializadas contra la criminalidad organizada.

Orellana y Jiménez serán juzgados en el marco de la nueva Ley Procesal Penal que entró en vigencia el uno de julio. El caso cumple con la legislación en contra del Crimen Organizado, al tratarse de una organización sospechosa de lavado de activos e integrada por más de tres miembros.

En tanto, el coronel en retiro, Benedicto Jiménez, se encuentra en la sede de las Salas y Juzgados Penales Nacionales  junto al segundo de los detenidos Jorge Cortez Martínez implicados en presunto lavado de activos.