RPP/Referencial

A una semana del paro de los mineros informales de las provincias de Sandia, Carabaya y San Antonio de Putina, Juliaca (Puno) ya empieza a sentir los estragos de esta medida de lucha, principalmente por el desabastecimiento de productos de primera necesidad.

Según manifestó Andrés Ilahita Aquino, presidente del mercado mayorista Santa María, diariamente ingresan diez camiones de mercadería, pero con el bloqueo de vías por parte de los mineros solo están ingresando dos. 

Asimismo, explicó que esto está redundando en el incremento de precios de los víveres, como por ejemplo, la papa que subió 80 céntimos por kilos a un sol con 30 céntimos.

El dirigente consideró que si continúa esta medida de lucha, el desabastecimiento de alimentos es inminente, por lo que esperan una pronta solución a este problema.

Lea más noticias de la región Puno