Compañía de bomberos abandonada
Cerrada y en completo abandono luce la Compañía de Bomberos de Monsefú | Fuente: RPP

Han pasado cerca de seis años desde su creación y hasta el momento la Compañía de Bomberos Salvadora N° 211 del distrito chiclayano de Monsefú (región Lambayeque), ha captado solo dos bomberos voluntarios. La estación actualmente se encuentra cerrada y pese a contar con tres ambulancias, dos camiones cisternas, entre otras unidades y equipos, no atiende emergencias.

Reporteros de Rpp comprobaron que la compañía, de tres pisos y que le demandó al Gobierno Regional de Lambayeque casi cinco millones de soles, se encuentra inoperativa desde que fue inaugurada en agosto de 2014. Solo atienden dos voluntarios de dos esporádica.

“Hace días hubo un incendio y llegamos y la compañía estaba cerrada. Está completamente abandonada, pese a ser muy grande y tener todas sus unidades”, contó una vecina.

El jefe departamental de los Bomberos, comandante Eber Espinoza, reconoció que esta unidad se ha convertido en un “elefante blanco” y manifestó que pese a los constantes llamados para captar a voluntarios, no tienen éxito.

“Hemos decidido enviar tres bomberos de Chiclayo a Monsefú, pero ni aún así. Es insuficiente. Hay que decir las cosas claras: ¿cómo puede operar una compañía con solo dos personas? Estamos tratando de rescatarla, pero necesitamos del apoyo de la población”, manifestó.

El jefe agregó que el escaso personal en las otras nueve compañías de la región hacen que el trabajo sea cada día más intenso, sacrificado y con deficiencias.

 La estación tiene tres ambulancias, dos camiones cisternas, entre otras unidades.
La estación tiene tres ambulancias, dos camiones cisternas, entre otras unidades. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Lisset Seminario

Circuito Mochica desprotegido

El problema se agudiza porque la compañía fue construida para atender a una población que sobrepasa los 100 mil habitantes, incluyendo a los distritos de Reque, Puerto Eten, Ciudad Eten y Santa Rosa, comprendidos en el denominado circuito Mochica.

De esta manera, cuando ocurre un incendio en estas localidades, se debe pedir el auxilio de las unidades de Chiclayo, que tardan entre 30 o 40 minutos en llegar a las emergencias.

Compañía de Ferreñafe en ruinas

La otra cara de la moneda la presenta la compañía de Ferreñafe. Allí no faltan bomberos, sino, compañía. El comando construyó una nueva estructura, hace 10 años, pero dejó los trabajos al 30%. Los voluntarios, que suman más de 15 en esta unidad, piden que se termine de construir la estación para seguir operando. Y mientras tanto, laboran en medio del peligro de una construcción precaria.