Caral, la civilización más antigua de América, comerció con pueblos de la sierra y selva

La arqueóloga Ruth Shady Solís señaló que las relaciones interculturales que tuvieron los habitantes de Caral están evidenciados gracias a los hallazgos encontrados en Áspero, que en su día fue la ciudad pesquera de esta civilización.

Una recreación del mercado de Áspero. | Fuente: Foto: Zona Arqueológica Caral

Los habitantes de la ciudad pesquera de Áspero, centro urbano de la civilización Caral, desarrollaron un elaborado sistema de interacción interregional con poblaciones de costa, sierra y selva a través de vías terrestres y marítimas, según Ruth Shady Solís, directora de la Zona Arqueológica Caral (ZAC).

Las interacciones incluyeron el intercambio de bienes, conocimientos y experiencias, en un marco de beneficio compartido y de respeto intercultural, a las costumbres, ideología e idiomas, pues el Perú, desde que se formó la civilización Caral, la más antigua de América −entre los años 3000 y 1800 a.C. − ha sido un país pluricultural y multilingüe.

El intercambio está evidenciado en los hallazgos recuperados durante los catorce años de investigaciones de la ZAC en la ciudad pesquera de Áspero, de bienes provenientes de la Amazonía, como los denominados "Ojos de Dios", los caracoles (Megalobulimus sp.), las plumas de guacamayo y representaciones en tupus de monos aulladores.

En la denominada Huaca de los Ídolos se recuperaron un total de 28 "Ojos de Dios", dos en el edificio menor “O”, uno en Huaca Alta y uno en Huaca de Los Sacrificios.

"La intensificación de la interacción con la población de la selva se relaciona con importantes cambios sociales en Áspero. Estos cambios se observan en la remodelación del diseño urbano de la ciudad, en la fundación de nuevos subconjuntos residenciales y en el enterramiento de la Dama de los Cuatro Tupus, hallazgo considerado por el Instituto de Arqueología de América, como uno de los más importantes del mundo en 2016", indicó en un comunicado la Zona Arqueológica Caral.

 

Huaca de Áspero. | Fuente: Foto: Zona Arqueológica Caral

De la sierra, precisa la unidad ejecutora del Ministerio de Cultura, obtuvieron algunos productos como oca, y del intercambio a larga distancia tuvieron acceso al Spondylus, proveniente de Ecuador, con el cual manufacturaron cuentas para collares. 

El centro urbano Áspero destaca por su importancia en la producción y tecnología pesquera. El mar fue una fuente principal para el intercambio a través de la implementación de redes comerciales. Entre los instrumentos de pesca resaltan: las redes hechas de algodón, las pesas líticas y los flotadores de mate, además de anzuelos elaborados con valvas de choros. 

Las investigaciones han revelado que los pobladores de Áspero consumían anchoveta seca y salada, entre otros peces y especies marinas, como las machas y el choro zapato. Entre los productos agrícolas consumidos se ha registrado achira, guayaba, pacae, frijol, pallar y zapallo.

La arqueóloga Ruth Shady, junto con el Jefe de la sede ubicada en Supe Puerto, arqueólogo David Palomino, y su equipo multidisciplinario, dio a conocer los resultados de las investigaciones, al conmemorarse el décimo cuarto aniversario del inicio de las investigaciones en Áspero, ciudad pesquera de la civilización Caral.

Huaca de los Sacrificios. | Fuente: Foto: Zona Arqueológica Caral
¿Qué opinas?