Congreso
Congresista Málaga calificó a la marcha "Toma de Lima" como un "manotazo de ahogado" del Presidente
00:00
Congresista Málaga calificó a la marcha
Congresista Málaga calificó a la marcha "Toma de Lima" como un "manotazo de ahogado" del Presidente | Fuente: Andina

El congresista no agrupado, Edward Málaga, en diálogo con RPP Noticias, se pronunció sobre la denominada marcha 'Toma de Lima' que simpatizantes del gobierno del presidente Pedro Castillo han convocado para hoy, jueves, en las calles de la capital.

Al respecto, calificó a dicha marcha como una "maniobra de distracción" impulsada por el Ejecutivo a raíz de los diversos cuestionamientos e investigaciones que involucran al jefe de Estado.

“Creo que estamos cayendo en el juego, en una maniobra de distracción bastante evidente, bastante histriónica, que busca crear la narrativa de lucha popular entre los dos poderes. Creo que en realidad nos estamos distrayendo, no estamos hablando de temas importantes como políticas de Estado, el cambio climático; [y], sobre todo, de los escándalos que rodean al, Ejecutivo", sostuvo.

Asimismo, calificó como "irresponsable" que se realicen este tipo de manifestaciones dada su connotación de "lucha en las calles".

"Lo que está haciendo Castillo no es más que manotazos de ahogado. Es una maniobra distractiva, indicativa del miedo, el temor que sienten en Palacio; porque, lamentablemente, para ellos, el cerco de las investigaciones se está estrechando, el cerco de las acciones de control político del Congreso", afirmó.

Además, refirió que medidas como la de hoy indican que el Parlamento debe impulsar "más rápidamente" la moción de vacancia contra Pedro Castillo.

"Habría ya que ponernos las pilas en el Congreso e impulsar más rápidamente la acción de vacancia y pedir que quien asume el poder, la señora Boluarte o el señor Williams, que convoquen a elecciones generales de manera adelantada, con un mínimo de reformas", indicó.

"Es extraño que manifestantes hayan llegado hasta el Congreso"

Por otro lado, congresistas de la bancada de Renovación Popular llegaron a la sede del Legislativo, pese a que el presidente del Congreso, José Williams, suspendió todas las actividades en dicho poder del Estado. 

El congresista José Cueto, miembro de dicha bancada, señaló que la llegada de los parlamentarios de su agrupación respondía a una reunión ya planificada. A su vez, criticó que el jefe de la región policial Lima diga que "desconocía" que manifestantes a favor de Castillo iban a llegar al frontis del Congreso.

“Yo ya manifesté que, aparte de haber avisado con anterioridad que teníamos información que a las 4 a.m., 5 a.m. se iban reunir (los manifestantes), seguramente a esa hora estaba dormido el general. Me extraña que una persona como el general no tenga información, así sea una cuestión no programada para él", refirió.

En ese sentido, dijo "no creer" la versión del jefe policial y criticó que se les permita a los protestantes llegar hasta el Parlamento.

"Que diga que no sabía, yo personalmente no le creo. Me parece de mal gusto ver cómo de un lado, con la manifestación que hubo el sábado pasado, con todo el conocimiento porque se avisó, nos mantuvieron lejos del Congreso. Hoy, porque no sabía el general, llegaron", indicó.

A su vez, la primera vicepresidenta del Parlamento, Martha Moyano, se pronunció sobre la respuesta del presidente del Congreso al premier Aníbal Torres acerca de la cuestión de confianza.

“No es que hemos respondido contra una cuestión de confianza, no hay que confundirse. Cuestión de confianza no planteada, porque se plantea en el pleno. Eso hay que tener en cuenta. Lo que hemos rechazado es una carta en la que piden que de inmediato, urgente, los convoquen para que exoneren de todo plazo, para que se apruebe un proyecto de ley para que se derogue una ley que justamente es la que regula la cuestión de confianza y que el Tribunal Constitucional declaró constitucional, ante una demanda que ellos mismos hicieron", explicó.

Al cierre de esta nota, los manifestantes que llegaron al frontis del Congreso ya habían sido dispersados y se concentraban en diversas partes del centro histórico de la capital.