Se llama lavado de activos al proceso u operación por el cual una persona, una empresa o un grupo tratan de encubrir bienes e ingresos, pero ¿por qué encubrir esos ingresos?

Lo que se busca es evadir impuestos o se hace porque las actividades que generaron son no solamente informales, sino, en muchos cosas, son ilegales.

La forma en la que se trata de encubrir supuestos bienes e ingresos se llama comúnmente blanqueo. ¿En qué consiste este blanqueo? El reconocido penalista César Nakasaki responde:

“Se utilizan testaferros, empresas fantasmas, se inventa cualquier tipo de negocio con apariencia legal, pero que en realidad funciona para introducir todo el dinero sucio obtenido por el delito”.

¿Cuál es la señal que activa la alerta para una investigación fiscal?

Que el patrimonio de una persona no se pueda justificar con sus ingresos. La pena por lavado de activos es de hasta 20 años de cárcel y la empresa podría recibir multas de hasta 1 millón 925 mil soles. Incluso se podría disponer la disolución de la empresa. ¡Así de claro!