Elecciones 2021: partidos políticos se acomodan en la segunda vuelta, pero los votos no están asegurado
Keiko Fujimori y Pedro Castillo han recibido el apoyo de diferentes partidos políticos que participaron en la primera vuelta electoral. | Fuente: Andina

Este fin de semana los partidos políticos y ex candidatos que no pasaron a la segunda vuelta electoral han comenzado a definir sus posiciones frente a Pedro Castillo y Keiko Fujimori. Se trata de un nuevo escenario en lo que va de la contienda, y el último partido que ha definido su posición fue Juntos por el Perú, con el acuerdo firmado entre Verónika Mendoza y Pedro Castillo.

Es así que ya son varios los partidos que han declarado su apoyo a determinadas candidaturas. Avanza País, Perú Patria Segura, Victoria Nacional, Renovación Popular, Partido Popular Cristiano y Alianza para el Progreso han anunciado que darán su voto a Fujimori. Juntos por el Perú, Frente AmplioDemocracia Directa, Unión Por el Perú y Renacimiento Unido Nacional (RUNA) harán lo mismo con Castillo.

El grupo restante, en el que se encuentran Acción Popular, Podemos Perú, Somos Perú, Partido Morado y el Partido Nacionalista, al cierre de esta nota, aún no definen una posición o, en el mejor de los casos, mantienen conversaciones con los dos candidatos de la segunda vuelta. Han planteado algunas condiciones de gobernabilidad.

¿Pero qué ha motivado que los partidos sienten una posición? Para el directivo de Vox Populi, Luis Benavente, era cuestión de tiempo para que los partidos se pronuncien debido a la división del país. “La situación de extrema polarización que lleva a una disyuntiva donde el país se encuentra en una encrucijada y no es dable permanecer como si nada pasara. Es una situación extrema en la cual todos los peruanos van considerando que tienen que tomar partido. Este mismo hecho es para los ex candidatos, pero también para el ciudadano común y corriente”, indicó a RPP Noticias.

También hay situaciones específicas de la campaña que se van dando con el tiempo, indicó el politólogo Cristhian Jaramillo, y que motivan a tomar decisiones. “A mayor tiempo de campaña, menor va a ser el número de indecisos y personas que voten en blanco y nulo; y también, evidentemente, el debate en Chota influenció en cierta medida a la ciudadanía a elegir una de estas dos opciones”, consideró sobre estos cambios que se han dado en los últimos días.

¿Apoyo sin votos?

Sin embargo, las elecciones se ganan con votos y son los que deben conseguir tanto Pedro Castillo como Keiko Fujimori para asegurar una victoria el próximo 6 de junio. Según la última encuesta de Ipsos, el candidato de Perú Libre lidera la disputa electoral con 43% y la candidata fujimorista aparece con 34% en la intención de voto.

En este punto los especialistas coinciden en que los partidos políticos de nuestro país no tienen capacidad para endosar votos. “Esto en el Perú no ocurre. Somos más simpatizantes de partidos políticos, somos más simpatizantes de figuras políticas, pero no necesariamente que un partido endose a un candidato esto va a suponer una suma de sus porcentajes. Yo creería que es más un apoyo simbólico y también apoyo de ideas”, explica Jaramillo, en parte porque no existe una disciplina partidaria.

En ese sentido, Benavente también señala que hay una falta de liderazgo y organización. “Además, los candidatos no son grandes líderes que tengan esa capacidad, y los partidos no son algo muy estructurado como para que el líder determine un respaldo y que todos acaten una consigna”, indicó el especialista en temas electorales. Pero el apoyo político se puede reflejar en la influencia de algunos candidatos que mostraban credibilidad en la primera vuelta. “El endose de votos es complicado y, además, es heterogéneo entre candidatos”, comenta la politóloga Katherine Zegarra.

Keiko Fujimori se encuentra debajo en las encuestas con 34% de intención de votos.
Keiko Fujimori se encuentra debajo en las encuestas con 34% de intención de votos. | Fuente: Andina

Cambio de estrategia

Lo que sí es real es que las nuevas alineaciones de los partidos políticos pueden significar el apoyo de ideas y el cambio de una estrategia en la campaña.

Para Zegarra, los cambios que realicen se tendrán que dar según como avance el proceso electoral.  “Las actitudes que van a tener estos candidatos, probablemente, puedan cambiar si es que su resultado es desfavorable. Por ejemplo, si es que Castillo observa que con este discurso no es posible que gane, probablemente busque cambiar. Es mucho más complicado en el caso de Keiko Fujimori. Yo creo que se va a mantener en este discurso conciliador por el alto antivoto que ella tiene”, indicó.

Pedro Castillo lidera las encuestas con 43% de votos.
Pedro Castillo lidera las encuestas con 43% de votos. | Fuente: Andina

Luis Benavente señala que, más allá de sus etiquetas políticas, tanto Fujimori como Castillo necesitan correr un poco al centro para ganar votos. “Van a tener que ser un poco más flexibles. Quien da más muestras de flexibilidad es Keiko Fujimori, aunque Pedro Castillo se mantiene en una línea más ortodoxa, que es lo que ha puesto Perú Libre en su ideario”, comenta el analista político.

Ese tendría que ser el movimiento normal en una campaña electoral: ganar el centro. Sin embargo, Cristhian Jaramillo tiene una idea diferente. "En teoría, uno de los objetivos de la segunda vuelta era la moderación de las posturas, sin embargo, el actual contexto obligaría a las propuestas de cambio radical".

“En un contexto normal estas dos candidaturas tenderían al centro, tenderían a moderarse.  Sin embargo, lo que hay ahora es un descontento con el modelo, con el sistema, y con cómo las cosas se han ido llevando. Y el descontento produce también rabia, indignación, y es el llamado a cambios radicales”, consideró.

 

Otra duda es cómo se conformará el próximo Congreso de la República. Ya se conocen algunos nombres, pero ¿qué papel tendrán las bancadas?
Otra duda es cómo se conformará el próximo Congreso de la República. Ya se conocen algunos nombres, pero ¿qué papel tendrán las bancadas? | Fuente: Andina

En el Congreso de la República

Pero esta situación también genera otra pregunta: ¿los compromisos de hoy significan un compromiso en el futuro del próximo Congreso de la República?

Benavente advierte que, cualquiera sea el resultado el 6 de junio, se espera un escenario polarizado y muy peligroso de enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Congreso de la República. Y una manera de contrarrestar esto es la formación de alianzas futuras, aunque no sean las de campaña. “Esos respaldos de votos para la segunda vuelta no necesariamente se tienen que transformar en alianzas de gobernabilidad en el Congreso con el Ejecutivo después del 28 de julio”, indica el representante de Vox Populi.

Por otro lado, para Jaramillo aún es muy pronto para que se discuta la formación de alianzas en el Congreso de la República, más allá de las claras afinidades entre algunas agrupaciones. “Es evidente que existen partidos con ideas similares, que existen corrientes ideológicas parecidas, pero esto no necesariamente se va a traducir en la idea de formar alianzas”, comentó el analista político. Además, cuestionó que exista cohesión en los mismos partidos y es probable que, pasados los primeros tres meses, ocurran los primeros casos de tránsfugas.

Es así como poco a poco los partidos políticos se están acomodando. Los resultados se irán reflejando en las encuestas, pero la meta es la jornada electoral del 6 de junio.