Giulliana Loza y José Domingo Pérez tuvieron un tenso intercambio de palabras durante la audiencia de este 31 de diciembre. | Fuente: Captura de Justicia TV

Giulliana Loza, abogada de Keiko Fujimori, sugirió al juez Víctor Zúñiga someterla a ella y al fiscal José Domingo Pérez a un examen psiquiátrico en plena audiencia en la que se evalúa la prisión preventiva a la lideresa naranja.

“Si su despacho tiene a bien hacer un examen psiquiátrico a estas dos defensas, me expongo. Va a saber que voy a salir bien. No sé del otro lado”, señaló ante el juez abriendo los brazos en gesto desafiante.

Las expresiones de Loza fueron parte de un tenso intercambio de palabras entre ella y Pérez Gómez, quien al inicio de la sesión cuestionó una serie de tuits de la abogada que, en su opinión, incitaba a la violencia.

“¿Se me quiere amordazar, se me quiere silenciar?, ¿se pretende que no hable a los medios de comunicación? El señor (Pérez) dice que tiene custodia, medios de seguridad. Yo camino sola por la calle porque vivo con la conciencia tranquila. Vivo con el apoyo y el cariño de la gente que cada día se da cuenta de los abusos de este caso”, sostuvo Loza.

“Hay que ser conscientes: estamos en una sala de audiencias, no estamos en un show de televisión. ¿Qué pretende (el fiscal)? ¿Que usted ordene que no hable con los medios de comunicación? Eso no es debido proceso”, se quejó.

José Domingo Pérez replicó, dirigiéndose al juez, que las expresiones de Loza evidencian su “estado emocional” y acusó que la defensa legal de Fujimori Higuchi “se ha dejado influenciar por el aspecto emocional”.

Tras este intercambio de palabras, el juez Zúñiga ordenó suspender la sesión por unos minutos para mantener una comunicación en privado con Loza y Pérez.

“Lamento mucho que se esté llegando a estas circunstancias. Voy a hablar de forma privada con ustedes dos. (...) No hay que confundir las cosas profesionales con las cosas personales”, sostuvo.


¿Qué opinas?