En junio de 2021, se recibió la respuesta de que faltaban cuatro de las 18 muestras incautadas en la investigación 'Los intocables ediles'.
En junio de 2021, se recibió la respuesta de que faltaban cuatro de las 18 muestras incautadas en la investigación 'Los intocables ediles'. | Fuente: Andina

Quien fuera gerente de la Oficina de Peritajes de la Fiscalía, Martín Navarro Castellanos, denunció en noviembre de 2021 el presunto delito de hurto agravado o apropiación en su modalidad de atentado contra documentos lacrados en la institución. Dichos objetos que pertenecen a la investigación ‘Los intocables ediles’ estarían extraviados desde mayo de este año, de acuerdo a un reportaje de Punto Final.

Luego de que se solicitara información de dispositivos electrónicos en mayo de 2021; un mes después, el almacén central informó que cuatro de las 18 muestras incautadas en el caso 'Los intocables ediles' habían desaparecido.   

Lucy Vásquez Vinces, exgerente de la dirección de Peritajes de la Fiscalía de marzo a setiembre de 2021, dijo a Punto Final que ella ordenó un proceso de inventario del almacén central porque observó una situación preocupante. 

“Pude identificar en el segundo piso un pequeño ambiente donde me dijeron que era el almacén de evidencias. Identifiqué que no tenía llave y además, era un espacio que se estaba destinando para la toma de alimentos del personal de limpieza y vigilancia”, declaró al dominical.

Tras el inventariado se notificó la pérdida de algunos faltantes. Las muestras lacradas incautadas pertenecen a la investigación ‘Los intocables ediles’, que involucran al exalcalde de La Victoria, Elías Cubas; la excongresista, Luciana León, y a cinco generales de la policía en retiro.

“Se solicitó a las áreas correspondientes que precisen si es que lo faltante estaba todavía en su área de trabajo. Hasta que yo salí, el 10 de setiembre de este año, todavía estaba en curso ese proceso de búsqueda de las evidencias”, dijo.

La respuesta de la Fiscalía

Pero al cierre del informe la Fiscalía envió una carta en la que sostienen que la pérdida de las evidencias nunca existió porque todas las especias fueron ubicadas. Según la institución, en la primera búsqueda no fueron encontradas las pruebas porque se realizó un traslado de ambientes de estos documentos. 

Sin embargo, para expertos consultados por el programa esta situación es irregular y peligrosa, pues no hace falta deslacrar un documento para alterar o arruinar información. Un objeto imantado podría dañar aparatos tecnológicos y como tal se podrían utilizar otros métodos.