Tim Cook
El discurso se dio en el marco del Día mundial de la privacidad de datos. | Fuente: 2013 Getty Images

El CEO de Apple, Tim Cook, ha condenado el modelo de negocio de empresas como Facebook que solo conducen “a la violencia y a la polarización”.

Este jueves, en medio de la conferencia virtual Computers, Privacy and Data Protection 2021, el ejecutivo dijo lo siguiente: “En un momento de desinformación desenfrenada y teorías de conspiración impulsadas por algoritmos, ya no podemos hacer la vista gorda ante una teoría de la tecnología que dice que todo compromiso es un buen compromiso, cuanto más tiempo mejor, y todo con el objetivo de recopilar la mayor cantidad de datos como sea posible”.

Estamos, según apuntó, ante “un ecosistema interconectado de empresas y brokers de datos, proveedores de noticias falsas, impulsores de la división, rastreadores e interesados en hacer dinero fácil con más presencia que nunca en nuestras vidas”.

Asimismo, afirmó que “ya es hora de dejar de fingir que todo esto no tiene un precio en términos de polarización, de pérdida de confianza y, sí, de violencia”.

Aunque nunca mencionó a Facebook, parece haber dirigido sus palabras hacia dicha red social. “Si una empresa vive de engañar a los usuarios, explotar sus datos y ofrecer opciones que son de todo menos eso, entonces no merece nuestros elogios, sino una reforma”, afirmó.

Cook destacó dos medidas de privacidad recientes que Apple ha tomado, incluidas las etiquetas de privacidad en la App Store y App Tracking Transparency, que requerirán que las aplicaciones soliciten permiso para rastrear a los usuarios a partir de las próximas versiones beta de iOS 14, iPadOS 14 y tvOS 14.

Facebook parece preparar una demanda ante Apple debido a monopolio en su propio sistema operativo, en el que afirma existen medidas anticompetitivas contra otras compañías como ella.

Puedes leer la declaración traducida a continuación:

Buenas tardes.

John, gracias por la generosa presentación y por recibirnos hoy.

Es un privilegio unirme a usted, y aprender de este panel de expertos, en esta ocasión adecuada del Día de la privacidad de los datos.

Hace poco más de dos años, junto con mi buen amigo, el muy añorado Giovanni Buttarelli, y reguladores de protección de datos de todo el mundo, hablé en Bruselas sobre el surgimiento de un complejo industrial de datos.

En esa reunión nos preguntamos: "¿En qué tipo de mundo queremos vivir?"

Dos años después, deberíamos analizar detenidamente cómo hemos respondido a esa pregunta.

El hecho es que un ecosistema interconectado de empresas y corredores de datos, de proveedores de noticias falsas y vendedores ambulantes de división, de rastreadores y vendedores ambulantes que solo buscan ganar dinero rápido, está más presente en nuestras vidas que nunca.

Y nunca ha sido tan claro cómo degrada nuestro derecho fundamental a la privacidad primero, y nuestro tejido social como consecuencia.

Como he dicho antes, “si aceptamos como normal e inevitable que todo en nuestras vidas se pueda agregar y vender, perdemos mucho más que datos. Perdemos la libertad de ser humanos".

Y, sin embargo, esta es una nueva temporada esperanzadora. Un tiempo de reflexión y reforma. Y el progreso más concreto de todos es gracias a muchos de ustedes.

Al demostrar que los cínicos están equivocados, el RGPD ha proporcionado una base importante para los derechos de privacidad en todo el mundo, y su implementación y cumplimiento deben continuar.

Pero no podemos detenernos ahí. Debemos hacer más. Y ya estamos viendo avances esperanzadores en todo el mundo, incluida una iniciativa de votación exitosa que fortalece la protección del consumidor aquí mismo en California.

Juntos, debemos enviar una respuesta universal y humanista a quienes reclaman el derecho a la información privada de los usuarios sobre lo que no debe y no será tolerado.

Como dije en Bruselas hace dos años, ciertamente es hora, no solo de una ley de privacidad integral aquí en los Estados Unidos, sino también de leyes mundiales y nuevos acuerdos internacionales que consagran los principios de minimización de datos, conocimiento del usuario, acceso del usuario y seguridad de datos en todo el mundo.

En Apple, impulsados ​​por el liderazgo de muchos de ustedes en la comunidad de privacidad, estos han sido dos años de acción incesante.

Hemos trabajado no solo para profundizar nuestros propios principios básicos de privacidad, sino también para crear ondas de cambio positivo en toda la industria.

Hemos hablado una y otra vez a favor de un cifrado sólido sin puertas traseras, reconociendo que la seguridad es la base de la privacidad.

Hemos establecido nuevos estándares de la industria para la minimización de datos, el control de usuarios y el procesamiento en el dispositivo para todo, desde datos de ubicación hasta sus contactos y fotos.

Al mismo tiempo que hemos liderado el camino en funciones que lo mantienen sano y en buena forma, nos hemos asegurado de que tecnologías como un sensor de oxígeno en sangre y un ECG tengan la tranquilidad de que sus datos de salud siguen siendo suyos.

Y, por último, pero no menos importante, estamos implementando nuevos y poderosos requisitos para promover la privacidad del usuario en todo el ecosistema de la App Store.

La primera es una idea simple pero revolucionaria que llamamos etiqueta nutricional de privacidad.

Cada aplicación, incluida la nuestra, debe compartir su recopilación de datos y prácticas de privacidad, información que la App Store presenta de una manera que todos los usuarios pueden entender y actuar.

El segundo se llama Transparencia de seguimiento de aplicaciones (ATT). Básicamente, ATT se trata de devolver el control a los usuarios, de darles voz sobre cómo se manejan sus datos.

Los usuarios han solicitado esta función durante mucho tiempo. Hemos trabajado en estrecha colaboración con los desarrolladores para darles el tiempo y los recursos necesarios para implementarlo. Y nos apasiona porque creemos que tiene el gran potencial de mejorar las cosas para todos.

Porque ATT responde a un problema muy real.

Hoy, publicamos un nuevo documento llamado "Un día en la vida de sus datos". Cuenta la historia de cómo las aplicaciones que usamos todos los días contienen un promedio de seis rastreadores. Este código a menudo existe para vigilar e identificar a los usuarios en todas las aplicaciones, observando y registrando su comportamiento.

En este caso, lo que ve el usuario no siempre es lo que obtiene.

En este momento, es posible que los usuarios no sepan si las aplicaciones que usan para pasar el tiempo, para comunicarse con sus amigos o para encontrar un lugar para comer, pueden de hecho estar transmitiendo información sobre las fotos que tomaron, las personas en su lista de contactos o datos de ubicación que reflejen dónde comen, duermen u oran.

Como muestra el artículo, parece que ninguna información es demasiado privada o personal para ser vigilada, monetizada y agregada en una vista de 360 ​​grados de su vida. El resultado final de todo esto es que ya no eres el cliente, eres el producto.

Cuando ATT esté en pleno efecto, los usuarios podrán opinar sobre este tipo de seguimiento.

Algunos pueden pensar que vale la pena compartir este grado de información para anuncios más específicos. Muchos otros, sospecho, no lo harán, como muchos lo apreciaron cuando creamos una funcionalidad similar en Safari que limita los rastreadores web hace varios años.

Consideramos que el desarrollo de este tipo de funciones e innovaciones centradas en la privacidad es una responsabilidad fundamental de nuestro trabajo. Siempre lo hemos hecho, siempre lo haremos.

El hecho es que el debate sobre el TCA es un microcosmos de un debate que hemos tenido durante mucho tiempo, uno en el que nuestro punto de vista es muy claro.

La tecnología no necesita grandes cantidades de datos personales, agrupados en docenas de sitios web y aplicaciones, para tener éxito. La publicidad existió y prosperó durante décadas sin ella. Y estamos aquí hoy porque el camino de menor resistencia rara vez es el camino de la sabiduría.

Si una empresa se basa en engañar a los usuarios, en la explotación de datos, en opciones que no son opciones en absoluto, entonces no merece nuestro elogio. Merece reforma.

No debemos apartar la mirada del panorama general.

En un momento de desinformación desenfrenada y teorías de conspiración impulsadas por algoritmos, ya no podemos hacer la vista gorda ante una teoría de la tecnología que dice que todo compromiso es un buen compromiso, cuanto más tiempo mejor, y todo con el objetivo de recopilar tantos datos como sea posible. posible.

Demasiados todavía se preguntan, "¿cuánto nos podemos salir con la nuestra?", Cuando necesitan preguntarse, "¿cuáles son las consecuencias?"

¿Cuáles son las consecuencias de priorizar las teorías de la conspiración y la incitación violenta simplemente por sus altas tasas de participación?

¿Cuáles son las consecuencias de no solo tolerar, sino recompensar el contenido que socava la confianza del público en las vacunas que salvan vidas?

¿Cuáles son las consecuencias de ver a miles de usuarios unirse a grupos extremistas y luego perpetuar un algoritmo que recomienda aún más?

Ya es hora de dejar de fingir que este enfoque no tiene un costo: de polarización, de pérdida de confianza y, sí, de violencia.

No se puede permitir que un dilema social se convierta en una catástrofe social.

Creo que el año pasado, y ciertamente los acontecimientos recientes, nos han hecho ver el riesgo de esto para todos nosotros, como sociedad y como individuos tanto como cualquier otra cosa.

Las largas horas que pasamos encerrados en casa, el desafío de mantener a los niños aprendiendo cuando las escuelas están cerradas, la preocupación y la incertidumbre sobre lo que deparará el futuro, todas estas cosas pusieron de relieve cómo la tecnología puede ayudar y cómo se puede utilizar para daño.

¿Pertenecerá el futuro a las innovaciones que hacen nuestra vida mejor, más plena y más humana?

¿O pertenecerá a esas herramientas que prestan atención a la exclusión de todo lo demás, agravando nuestros miedos y agregando extremismo, para publicar anuncios cada vez más invasivos y dirigidos por encima de todas las demás ambiciones?

En Apple, hicimos nuestra elección hace mucho tiempo.

Creemos que la tecnología ética es tecnología que funciona para usted. Es la tecnología que te ayuda a dormir, no te mantiene despierto. Eso te dice cuándo has tenido suficiente, eso te da espacio para crear, dibujar, escribir o aprender, no actualizar solo una vez más. Es una tecnología que puede pasar a un segundo plano cuando estás de excursión o vas a nadar, pero está ahí para advertirte cuando tu frecuencia cardíaca aumenta o ayudarte cuando has tenido una caída desagradable. Y que todo esto, siempre, antepone la privacidad y la seguridad, porque nadie necesita ceder los derechos de sus usuarios para entregar un gran producto.

Llámanos ingenuos. Pero todavía creemos que la tecnología creada por personas, para las personas y teniendo en cuenta el bienestar de las personas, es una herramienta demasiado valiosa para abandonar. Seguimos creyendo que la mejor medida de la tecnología son las vidas que mejora.

No somos perfectos. Cometeremos errores. Eso es lo que nos hace humanos. Pero nuestro compromiso con usted, ahora y siempre, es mantener la fe en los valores que han inspirado nuestros productos desde el principio. Porque lo que compartimos con el mundo no es nada sin la confianza que nuestros usuarios tienen en él.

A todos los que se han unido a nosotros hoy, sigan empujándonos hacia adelante. Siga estableciendo altos estándares que pongan la privacidad en primer lugar. Y dar los pasos nuevos y necesarios para reformar lo que está roto.

Hemos progresado juntos y debemos hacer más. Porque siempre es el momento adecuado para ser audaces y valientes al servicio de un mundo en el que, como dijo Giovanni Buttarelli, la tecnología está al servicio de las personas y no al revés.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.