La propuesta de audífonos con cancelación de ruido ha mejorado con los años | Fuente: RPP

Hoy el teléfono se ha convertido en nuestro centro de entretenimiento permanente, ya sea para música, series o un videojuego eventual. Sin embargo, a veces no consideramos suficiente la potencia de los audífonos que vienen con el dispositivo en la caja; y subestimamos, por ese detalle, la calidad de audio en nuestro equipo.

Es ahí en donde aparece el audífono cancelador de ruido. A diferencia de otros modelos, este sistema entrega una experiencia mucho más inmersiva sin tanta potencia. Para lograrlo, estos equipos reducen el sonido exterior y empujan frecuencias limpias al oído del usuario.

Así funciona el sistema de cancelación de ruido en los audífonos | Fuente: RPP

¿Cómo funciona un audífono con cancelación de ruido?

Estos equipos cuentan con un sistema de tres partes, que funciona alimentándose de energía:

Primero, tiene un sensor. Este sensor es capaz de reconocer el ruido exterior. Básicamente, utiliza un micrófono incorporado para poder recibir e identificar el sonido que nos rodea, como el tráfico, la cabina de un avión, voces en un espacio público o cualquier otra frecuencia en el ambiente. Este apartado le permite al dispositivo determinar qué reacción tendrá.

Segundo, ocurre un proceso. Ese proceso es, literalmente, un análisis de frecuencias. El sensor envía estas señales recibidas y analiza cómo anularlas. Para lograrlo, utiliza un algoritmo predictivo de onda que neutraliza la frecuencia entrante. En otras palabras, te envía un sonido que anula el ruido. Como no es posible aislar al 100% el ruido externo en un espacio tan pequeño, a través de ondas sonoras se anulan las frecuencias. Mientras más fuerte el ruido, el nivel de cancelación debe ser mayor y las frecuencias contrarias deben ser mayores. Piensa en un cuarto forrado con colchones, para impedir el ingreso de ruido. Como no se puede poner colchones en un audífono por el espacio disponible, se usa un proceso de audio para cortar esos ruidos. Si el ruido es +1, la frecuencia que envía el audífono es -1, y así se van anulando.

Al final, se emite el sonido. Debido a la naturaleza de nuestra audición, hay frecuencias que no podemos escuchar, como los silbatos de perro o las conversaciones de ballena. Es a través de estas bocinas, ubicadas dentro del audífono, que recibimos las frecuencias contrarias inaudibles y la música o el sonido de la fuente multimedia. Así, lo que escuchamos al final es un sonido de fondo comprimido al máximo, y una presencia notable de la música o el contenido que disfrutamos.

Para escoger un buen audífono con cancelación de ruido, es importante considerar la autonomía y el peso | Fuente: RPP

¿Qué problemas existen en este formato?

Debido a que requiere una cancelación ACTIVA de ruido, en donde todo el tiempo el audífono combate las frecuencias de ruido para anularlas al final, se requiere energía eléctrica para lograrlo. Por esa razón, algunos audífonos con cancelación activa de ruido suelen ser un poco más pesados que otros, o requieren una alimentación de energía para funcionar. En algunos casos, podrías quedarte sin batería en medio de un vuelo, o un evento ruidoso, y el trabajo de cancelación no sería tan efectivo.

Por otro lado, y debido al complejo sistema que llevan, el costo de estos equipos suele ser un poco elevado. En algunos casos, los audífonos cableados con cancelación activa de ruido usan una conexión al smartphone, por USB C por ejemplo, para tener energía disponible en el proceso de eliminación de ruido. Esto reduce la autonomía del equipo, y podría generarnos problemas luego.

Pese a lo terrible que parece el panorama, estos detalles no impactarán para anda en tu rutina diaria. Son detalles menores que han venido perfeccionándose con los años, y hoy tenemos una generación realmente madura de dispositivos ligeros y de buena autonomía.

Trata siempre de probar audífonos en centros de venta con una misma canción | Fuente: RPP

¿Qué debo tener en cuenta para escoger un audífono con cancelación de ruido?

El peso. Es importante que consideres este detalle al momento de decidir. Pues eso garantiza la comodidad de uso en periodos largos de tiempo. Si el equipo pesa un poco más de 350 gramos, puede ser un problema. De preferencia, busca bajo el rango de 279 gramos de peso.

La autonomía. Aquí hay que tener cuidado, porque algunos audífonos garantizan largas horas de independencia, pero en ciertos niveles de cancelación. Estos audífonos, para enfrentarse a frecuencias más altas, usan niveles de cancelación más altos y, por ende, mayor consumo de energía. Además, hay audífonos que cuentan con baterías integradas, y otros que funcionan a pilas. Te recomiendo alejarte de estos últimos, porque la autonomía suele ser un poco más inestable. Además, es más fácil encontrar un cable para cargar un audífono que buscar pilas en una ciudad que no conoces.

La calidad de sonido. Esto puede ser subjetivo, pero es importante. El sonido debe gustarte, y la experiencia debe ser muy buena. Si el sonido es muy latoso, pues no vale la pena. Te recomiendo probar estos equipos cuando un amigo los tenga, o encuentres una tienda que te permita usarlos. Usa una canción que siempre escuches, una que conozcas de memoria. Así podrás medir la calidad de audio con un mismo track. Recuerda que el sonido se eleva considerablemente cuando aplicas la reducción de ruido, por lo que debes probar siempre el audio con esta opción encendida.

La conectividad. SI bien casi todos son Bluetooth, a veces es bueno contar con un cable. Esto es muy útil, por ejemplo, cuando se te acaba la batería en medio de un viaje largo y quieres seguir escuchando música. A mi me pasa eventualmente, y he debido comprar un cable USB C compatible con mis audífonos, porque mi teléfono no tiene puerto para audífonos. A veces es importante tener un aditivo extra. Por otro lado, el emparejamiento puede ser más simple con una etiqueta NFC, para hacer el pairing a un solo toque.

Hoy los audífonos con cancelación de ruido cuentan con soporte para los asistentes virtuales | Fuente: Bose

Nuestras recomendaciones

Estas tres sugerencias están dentro de las condiciones que planteamos en esta nota. Estos equipos cuentan con conectividad inalámbrica, buena cantidad de autonomía, peso ligero, compatibilidad con audio de alta calidad y cancelación de ruido activa.

Los Bose QC 35 II son muy cómodos y cuentan con una buena autonomía | Fuente: Bose

Bose QC 35 II. Estoy usando este par desde hace unos meses, y tienen el nombre bien puesto. Son “Quiet”, porque realmente disminuyen el ruido externo hasta en 3 niveles. Son “comfort” porque pesan 234 gramos y no se sienten pesados, incluso en jornadas de vuelo de 12 horas. De hecho, la autonomía es muy buena. He llegado a tener vuelo de ida y vuelta de Lima a Londres, y la batería – que se carga con un cable micro USB estándar, como el de los teléfonos - solo se consumió en 50% durante toda la jornada de vuelo de 12 horas. Además, suenan muy bien. Sin embargo, el problema que les encuentro es que cuentan con un cable propietario difícil de encontrar. Afortunadamente, estos casos llevan un pequeño case para transportar los accesorios, y cuenta con una malla externa para llevar documentos, pasaporte o lo que necesites llevar ahí. Es compatible con Google Assistant y Siri. [LINK]

Los Sony 1000X M3 tienen un buen sistema de respuesta sin quitarnos el audífono | Fuente: Sony

 Sony WH 1000 XM3. Desde que probé la versión XM1 del 2016, me encantaron. Sony hace un gran trabajo con sus audífonos canceladores, y durante muchos años usaba unos MDR 10RNC. A diferencia de ese modelo, que usaba baterías AA y me daba una autonomía de 12 horas, esta saga 1000 X ha añadido dos cosas importantísimas. Primero, la posibilidad de carga mediante USB – y el modelo XM3 lo hace con USB-C con los que 10 minutos de carga te permitirán una autonomía de 5 horas – para simplificar tu mochila de cables. Segundo, un micrófono externo que registra voz. Cuando alguien te habla, usualmente te quitas los audífonos para conversar con alguien. Aquí no, pues solo debes poner la mano sobre el auricular derecho para que el micrófono incorporado se active y puedas escuchar la voz de tu interlocutor a través de los audífonos, sin sacártelos. Eso es un gran cambio, junto a su diseño libre de botones, que incluyen superficies táctiles para subir el volumen o contestar llamadas. Pesa 254 gramos. [LINK]

Sennheiser es una marca muy asociada al ámbito de audio profesional | Fuente: Sennheiser

 Sennheiser PXC 550 Wireless. Tuve la chance de probar las generaciones de Sennheiser por mi trabajo en radio, y es una marca que respeto. En el CES 2017 pude probar esta nueva línea PXC con cancelación de ruido y es sorprendente. Además de contar con un buen nivel de cancelación, también habilita el sistema de respuesta con micrófonos que tiene Sony, además del pad para controlar la música con gestos. Es muy ligero, pesa 227 gramos, y es compatible con los formatos de alta calidad, como LDAC y aptxHD. [LINK]

¿Qué opinas?