Big data en el fútbol, cuando el deporte se ayuda de los números

La estadística nunca antes había sido tan estudiada por el Fútbol. Equipos como el Real Madrid y la Selección Alemana ya la utilizan desde hace varios años.
La Big data permite conocer la rapidez, los niveles de pulsos cardíacos y la eficiencia de los jugadores de fútbol. | Fuente: Big Data Challenge

(Agencia N+1 / Víctor Román) Aunque los hinchas del fútbol casi nunca nos fijamos en las estadísticas, o si lo hacemos es solo para revisar información anecdótica (la cual no es nada científica); la verdad es cada partido genera inmensas cantidades de datos. Entre pases, disparos al arco, kilómetros recorridos, etc, un solo partido genera más de 8 millones de datos, de acuerdo al diario español AS. Toda esta información es útil a la hora de tomar de decisiones tanto para el cuerpo técnico, como para los directivos que quieren fichar jugadores.

Si bien esa inmensa cantidad de data siempre se ha generado en los partidos de fútbol, no ha sido hasta la reciente llegada de los sensores, de los dispositivos wearables y de la big data que ha sido posible registrarla y analizarla.

Como se sabe la Big data es la nueva disciplina dentro de las tecnologías de la información que se encarga de recolectar, manipular, analizar y visualizar grandes cantidades de conjuntos de datos. El resultado de estas acciones puede generar cuadros estadísticos, modelos predictivos que es útil a la hora de tomar decisiones. Tradicionalmente se aplicó en las ciencias y en las finanzas, pero ahora permea casi todas las actividades humanas.

De las finanzas al fútbol

A los deportes llegó primero de la mano de Paul dePodesta, un economista que utilizó un sofisticado tipo de análisis de las estadísticas generadas por el equipo de béisbol Oakland’s Athletics. Luego, poco a poco, el uso de la big data fue llegando al fútbol.

Actualmente, casi todos los clubes y selecciones del mundo la utilizan de alguna forma. Los casos más emblemáticos son los del Real Madrid de España y la selección alemana. En el último caso, la Mannschaft implementó un sistema de big data de la mano de la empresa SAP para el último mundial de Brasil y los resultados fueron más que elocuentes: Campeón del mundo con histórica goleada 7 a 1 al anfitrión y favorito.

Por su parte, en el caso del club de Madrid, el uso del análisis de grandes cantidades de datos llegó con el ex entrenador Rafa Benitez en el año 2015. Durante los entrenamientos los jugadores llevan unos sensores que compilan datos acerca de su velocidad, esfuerzo, fatiga y demás; una información que es analizada luego en una plataforma creada por Microsoft, y que ayuda al entrenador a decidir al futbolista mejor calificado para determinado partido. 

Además de elegir a los mejores jugadores y estrategias, el uso de la big data ayuda a detectar la fatiga en los futbolistas y tomar medidas preventivas para evitar lesiones. Para eso, se analizan factores como: el número de lesiones, la calidad cardiorrespiratoria y cardiovascular, las lesiones anteriores, la distancia recorrida en un partido, carga de entrenamiento y descanso entre juegos.

Factores impredecibles

Uno de los usos más comunes del análisis de los macrodatos es el de la predicción, si uno logra encontrar patrones, lo más probable es que estos vuelvan a ocurrir con cierta frecuencia. Entonces, de aplicarse al fútbol ¿no se perdería un poco el encanto de saber qué equipo puede obtener un resultado inesperado?

La respuesta es no. Primero porque la big data tiene sus límites, si bien es cierto que se toman en cuenta miles de datos, estos no pueden predecir, por ejemplo, el factor emocional ¿qué ocurre si momentos antes de un partido, el jugador estrella tiene una fuerte discusión con su pareja? ¿Afectará el desempeño de ese jugador? ¿Lo animará a esforzarse aún más? Estas no pueden ser predichas por los fríos números.

En segundo lugar, los entrenadores utilizan los datos como una herramienta más dentro de una estrategia global. Ellos prefieren tener el control sobre la estrategia porque entienden que los futbolistas son seres humanos con emociones que (todavía) no pueden ser cuantificadas y finalmente el fútbol se trata de eso, de emociones.

Si quieres seguir leyendo nuestras notas en preparación para el mundial de fútbol Rusia 2018. Puedes visitar el siguiente link, en semanas anteriores hemos hablado sobre el VARla genialidad de Messi, la neurociencia del fútbol y el estadio Luzhnikí donde se jugará la final del mundial, entre otras.  

Alemania fue una de las primeras selecciones nacionales en utilizar la Big Data. Sí, la usó en el último mundial de Brasil 2014. | Fuente: AFP
Sepa más:
¿Qué opinas?