Tecnología autónoma
Caterpillar está empleando tecnología autónoma para mantenerse en el negocio de la minería. | Fuente: Unsplash

La tecnología de conducción autónoma de Caterpillar, que puede agregarse a máquinas existentes, está ayudando al fabricante estadounidense de equipos pesados a mitigar el fuerte impacto de la crisis del coronavirus en las ventas de sus tradicionales vehículos de trabajo.

Con clientes tanto pequeños como grandes que buscan proteger sus operaciones de futuras interrupciones, la demanda de máquinas que no requieren operadores humanos a bordo ha aumentado.

Las ventas de la tecnología autónoma de Caterpillar para operaciones mineras han estado creciendo a un porcentaje de dos dígitos este año comparado con 2019, según datos internos de la compañía no reportados anteriormente y compartidos con Reuters.

Por el contrario, las ventas de sus bulldozers amarillos, camiones de minería y otros equipos han estado cayendo en los últimos nueve meses, una tendencia que también ha golpeado a sus principales rivales, incluyendo a la japonesa Komatsu Ltd y la estadounidense Deere & Co.

 

Fred Rio, gerente mundial de productos de la división de tecnología y digitalización de Caterpillar, dijo a Reuters que una tecnología de control remoto, que permite operar las máquinas desde varios kilómetros de distancia, estará disponible para los sitios de construcción en enero.

La empresa también está trabajando con las agencias espaciales para usar la tecnología satelital para permitir que un operador que se encuentre en Estados Unidos se comunique a distancia con las máquinas en otros lugares, por ejemplo, África, dijo.

Sin embargo, la estrategia de automatización de Caterpillar no nació durante la era COVID-19. La empresa intensificó las inversiones en esas tecnologías cuando salió en 2017 de la crisis más larga de su historia, como parte de un plan para aumentar los ingresos recurrentes de la lucrativa venta de servicios.

Pero son los primeros días y la tecnología sigue siendo de nicho en las operaciones de Caterpillar. Aunque no desglosa los ingresos de las ventas de tecnología, es poco probable que el aumento de la demanda tenga un impacto importante en el futuro próximo en los ingresos del grupo, de unos 54.000 millones de dólares el año pasado.

También es un esfuerzo costoso para la compañía que inyecta miles de millones a toda la investigación y desarrollo. Sin embargo, no está claro si la demanda de tecnología autónoma y remota se mantendrá en un mundo pospandémico. A largo plazo, existe el riesgo de que una mejora de la productividad impulsada por la tecnología reduzca las ventas de nuevos equipos.

(Con información de Reuters)