Criptomonedas
El robo es uno de los más grandes de la historia en plataformas descentralizadas. | Fuente: Unsplash

El martes, un hacker atacó a la plataforma descentralizada Poly Network y robó 611 millones de dólares en criptomonedas en uno de los atracos criptográficos más grandes de la historia. Pero, al parecer, el ladrón se está arrepintiendo de sus actos.

Tal como lo señalan los propios movimientos en las cadenas de blockchain de las criptomonedas (donde se ven todas las transferencias mundiales), la cuenta del ladrón está devolviendo lo robado a cada uno de sus dueños, en una situación que ha causado extrañeza en la comunidad.

Aunque aún lejos del total, ya va devolviendo casi cinco millones de dólares en ethereum, MATIC y BNB.

Estaría acorralado

La firma de seguridad Slowmist asegura que investigadores han logrado llegar hasta el hacker gracias al rastreo de información, conociendo su correo electrónico, su dirección IP y el mercado por donde realizó todos sus movimientos.

Ante esto, el hacker puede estar reembolso todo el dinero que ha robado al sentirse acorralado y para evitar cargos criminales.

El ladrón aprovechó un exploit en el blockchain, lo que dejó vulnerable el dinero en sus manos, pero que también hizo complicado que realizara mayores movimientos para enviarlo a otras cuentas digitales.

Debido a que la blockchain contiene todos los movimientos del mundo y las cuentas de destino o emisión, es difícil lavar o retirar criptomonedas sin dejar un rastro de pistas, lo que desalienta al robo porque, tarde o temprano, terminas siendo descubierto.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.