USDT
El USDT o Tether es la stablecoin más grande del mundo. Es la quinta criptomoneda más importante a nivel global. | Fuente: Unsplash

Las criptomonedas se han hecho la fama de ser volátiles, con valores que suben y bajan de manera constante. Sin embargo, existe un tipo de ellas cuyo valor es inamovible y que se está convirtiendo no solo en alternativa ante otras como el bitcoin o el ethereum, sino también ante el mismo dólar: las stablecoins.

Las stablecoins son una especie de punto medio entre las monedas fiduciarias y las criptomonedas, sirviendo de puente entre ambos mundos. ¿Qué son y qué beneficios y riesgos connotan?

¿Qué son las stablecoins?

“En un sentido básico, un stablecoin es un tipo de criptomoneda cuyo valor está indexado o está sujeto a otro activo”, señala Carlos Eduardo Bernos, country Manager para Perú de Buda.com, comercio de criptomonedas.

En ese sentido, señala que, a diferencias de otros criptoactivos, sí tiene un respaldo detrás de su valor.

“Los stablecoins lo que permiten es vincular una criptomoneda a un activo que no es una criptomoneda (en su mayoría)”, afirma Bryan Benson, director de operaciones de Binance Latam. “Hay stablecoins que se vinculan a recursos naturales, por ejemplo, oro o petróleo. Pero la mayor cantidad que se usa en el mercado están basadas en fiat, en dinero de un banco central en el mundo”.

Las monedas estables no son volátiles, y eso se debe a que no están resguardadas por su comunidad, sino por una entidad que garantiza y asegura los fondos. Y dentro de la gran gama, es el dólar estadounidense la preferida por ser actualmente la moneda universal: por cada stablecoin en el mercado, existe un dólar físico estadounidense en un banco central que lo respalde. 

“En el mundo de las monedas fiat, la tranquilidad o la confianza de las personas a las monedas te la da la solidez del país y la estructura e instituciones de la nación. Puedes tener 100 o 1000 soles, sin necesidad de tener un soporte en oro, pero que fluctúan en valor básicamente por el tema de la confianza. En el mundo de las stablecoins pasa lo mismo”, refiere Abel Revoredo, socio director del estudio Revoredo Abogados.

“No son una contradicción. Simplemente hay criptomonedas que son más descentralizadas que otras. Un stablecoin vendría a ser el punto medio entre un sistema monetario tradicional, centralizado, y un sistema monetario innovador y descentralizado”, señala Bernos.

Estas stablecoin, concuerdan los tres expertos, se están expandiendo fuertemente en Latinoamérica en países donde las monedas locales están pasando por una etapa de devaluación.

“¿Cómo era el mundo del dinero fiat antes del acuerdo del Bretton Woods? Como país, solo podías emitir dinero si es que tenías respaldo en oro. Cuando se llega a este acuerdo, los bancos centrales acuerdan que no es necesario el respaldo para emitir dinero. Es ahí cuando llega el problema de las “maquinitas”, donde los países empiezan a imprimir dinero sin respaldo”, recuerda Revoredo.

“Perú es un país que diariamente tiene la capacidad de cambiar más de 700 millones de dólares al día en el sistema bancario. Hay una preferencia por cambiar monedas, un potencial mercado. En ese contexto, los stablecoins se están haciendo más populares”, sostiene Bernos. “Eso ha coincidido con un momento de la economía peruana donde hay una fuerte preferencia por el dólar, ya sea tenerlo debajo del colchón o sacarlo al exterior, porque mucha incertidumbre política y un tipo de cambio alto”.

“En los países como Perú, Colombia y Chile, los países que no han sufrido tanto económicamente, hemos visto también un auge muy grande en el uso de criptomonedas. En pandemia, incluso, exagerado. La gente quiere comprar y transaccionar cosas. Hay artistas intentando vender su servicio a extranjeros. Diseñadores gráficos, programados, desarrolladores y más cosas”, confirma Benson.

Stablecoin
Los stablecoins más importantes del mundo tienen un valor establecido en un dólar estadounidense. | Fuente: Binance

Pero ¿cuáles son las principales stablecoins del mundo?

Dentro de las 15 criptomonedas más grandes del mundo, tres tienen un valor estable.

El más grande es el Tether (USDT), con una capitalización de mercado cercano a los 69 mil millones de dólares que lo coloca en el puesto cinco del top general, de acuerdo con la firma de análisis del mercado CoinMarketCap. Solo al día, se mueve 1.6 mil millones de dólares en esta moneda. “Estamos hablando más de un activo más grande que Visa”, refuerza Benson.

Cada USDT en el mundo, en teoría, debe estar respaldado por un dólar físico. Sin embargo, como veremos más adelante, pese a ser el más grande, también es el menos seguro del trío.

La segunda stablecoin más grande es el USD Coin (USDC), con una capitalización de mercado 29 mil millones, pero con un volumen transado superior de 2.3 mil millones diarios. Es la décima criptomoneda de todo el mercado en cuanto a números.

El USDC está respaldada por dos empresas. La primera es Coinbase, uno de los mercados criptográficos más grandes del planeta, y por Circle, una empresa de tecnología de pagos de par a par.

La tercera es la Binance USD (BUSD), con una capitalización de mercado de 12 mil millones de dólares, pero con operaciones de hasta 6 mil millones de dólares diarios, según CoinMarketCap.

Binance, para el BUSD, utiliza un servicio que se llama Paxos, que es una empresa tercera custodial. “Ellos certifican el dinero ante la FIDC, asegura de depósitos de EE. UU.”, explica Benson. “El dólar de Binance es respaldado por un dólar físico cada uno, auditado por una firma externa cada 3 meses”.

Existe una cuarta stablecoin a tomar en cuenta, pero que no se respalda en dólares bancarios, sino en algoritmos basados en el ethereum: DAI. Para garantizar la estabilidad, sus propietarios pueden votar los cambios de ciertos parámetros en sus contratos inteligentes. Esta se encuentra en el puesto 29 a nivel mundial.

Otras, como PAXGOLD, están respaldadas en onzas de oro.

Stablecoins
Siglas y logos de las tres stablecoins más grandes del mundo. | Fuente: Binance

En la actualidad, una buena parte de los latinoamericanos en general ya ha escuchado hablar sobre criptomonedas y/o saben lo que son las stablecoins. Esto se traduce en un interés creciente por los distintos tipos de cripto, en una madurez incipiente del ecosistema y en más demandas.

“Nuestros usuarios, entre muchas otras cosas, nos piden cada vez más diversidad y tener la opción de elegir entre las distintas stables disponibles en el mercado” explica, Federico Ogue, CEO y cofounder de Buenbit. El mercado agregó cuatro opciones de compra en estables: USDT, USDC, BUSD y UST, criptos que se suman a su portafolio previo de ocho (DAI, BTC, ETH, DOT, SOL, MATIC, BNB y ADA).

En 2018, las monedas estables no contaban con la popularidad que tienen hoy. Los niveles de conocimiento y de adopción cripto eran menores a los actuales, y por lo tanto los usuarios no estaban familiarizados con el concepto de stablecoin. “En palabras más sencillas, confiamos”, agrega Ogue.

¿Cuáles son las ventajas de los stablecoin?

Las ventajas de las stablecoins son varias, funcionando como un puente para transformar el dinero real en dinero criptográfico, hasta gestor de riesgos con las inversiones en criptomonedas.

“Si yo compro bitcon y sube mi valor invertido, lo que puedo hacer es vender a un dólar digital. Y, aunque caiga o suba el valor del bitcoin, yo ya no estoy expuesto al riesgo”, refiere Bryan.

Y también funciona de forma contraria. “Si te escudas en esta stablecoin, minimizas la pérdida, tu dinero ya no sigue cayendo”, advierte Bernos.

También cumplen una labor en el mundo de las remesas, donde aprovechan la tecnología del blockchain para enviar dinero a cualquier parte del mundo, de forma rápida y con comisiones muy asequibles, un argumento usado con frecuencia por el presidente de El Salvador en su discusión por aceptar al bitcoin en el país.

“Ahí también tienes una ventaja a través del stablecoin porque puedes aprovechar el blockchain para moverlo los fondos de una billetera a otra y aprovechar no solo la seguridad, sino también la inmediatez que te dan las criptomonedas”, declara el ejecutivo de Buda.com.

Benson recuerda también el valor de los intereses generados por las stablecoins. Así como si fuese una cuenta de banco, los usuarios pueden poner las criptomonedas en ahorros a plazos fijos, con tasas que pueden ser “de hasta 10 veces más” que las otorgadas por los bancos.

También señala, con un valor universal, que las stablecoins ya están siendo usadas “como fondos de tarjetas de créditos, como garantías de préstamos y hasta en la forma de pago de planillas”.

Y por supuesto, siendo el sistema bancario muchas veces contrario a las personas, el sistema criptográfico busca consolidarse como una forma sencilla de ver al dinero.

“En Latinoamérica hay una gran crisis de inclusión financiera. La gente a veces siente miedo del sistema bancario. Las tecnologías no son así, son como llamar a tu mamá o ver un meme. Es picar un botón y el dinero está libre. Esa es la gran ventaja”, declara Benson.

¿Qué peligros existen en las stablecoin?

A diferencia de otras criptomonedas, en las stablecoins se conoce qué entidad está involucrada en la regulación de valor y cómo respalda el monto. Es aquí cuando empiezan los problemas para monedas como el Tether, el más grande de este bloque.

“Tether tiene un proceso en EE. UU. para ver qué está respaldando esta criptomoneda. Se desconoce el 70% del respaldo sobre ella”, enuncia Bernos. Benson concuerda: “No es tan seguro que haya un dólar en el banco por cada uno de los Tether que están en el mundo criptográfico”.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) está investigando si los ejecutivos detrás del USDT están involucrados en el delito de “fraude bancario”. Ellos se defienden, pero, hasta el momento, el caso sigue en proceso de estudio.

“La cantidad de criptomonedas en el mundo es gigantesca. Hay que tener cuidado con cuál trabajar. Si vas a trabajar con un stablecoin, tienes que trabajar con uno que sea serio, porque tú puedes tener problemas si es que no hay responsabilidad en el uso del activo adyacente”, advierte el abogado Abel Revoredo.

Y como en todas las criptomonedas, siempre existen las estafas. Bryan Brenson pone en relevancia el tema de la educación. “Es un problema con toda tecnología naciente. La misma pregunta debería hacer uno si lo estafan con soles. ¿Qué puedo hacer yo si me estafan? Primero, educarte para evitar en alguna otra estafa. Si tienes familia, gente conocida, enseñarles a cómo no caer en más estafas. Cuando alguien te promete un ingreso, casi siempre es una estafa”.

Revoredo enfatiza en el mismo punto. “El sistema financiero tradicional tiene muchas regulaciones. Sin embargo, una serie de controles para evitar el riesgo que no necesariamente se han introducido en el mundo de las criptomonedas. Todos esos controles que lo hacen los bancos centrales, en el mundo de las criptomonedas los tienes que hacer tú”, añade.

El futuro de las stablecoin ante las monedas digitales centrales

El mundo actual está virando a lo virtual y la economía centralizada también hará el giro. Por lo mismo, distintos bancos centrales están intentando crear sus propias monedas digitales con sus denominaciones, siendo, en parte, una especie de amenaza para las stablecoins.

“En unos diez años, lo que va a pasar es que habrá dos sistemas, centralizados y descentralizados, y los stablecoins y las monedas digitales de los gobiernos al medio como puentes, y por ahí los flujos de la economía mundial se van a tranzar. Este puente es importante, porque va a impulsar la digitalización del dinero”, predice Bernos.

“En lo personal, la digitalización finalmente lo que va a traer es una mayor inclusión financiera, porque va a captar a aquellos usuarios que no creen al sistema tradicional. En algún momento todo va a ser digital”, concluye.

Revoredo considera que las monedas digitales de gobierno ya tienen un respaldo y una transparencia que no generan las stablecoins. Más allá de la pelea, de lo que está seguro, es que la moneda que dominará al mundo será digital: “no habrá dinero físico pronto”.

Pero, antes de las stablecoins, considera que, en nuestro contexto nacional, el dinero electrónico, basado en el sistema financiero tradicional, pueden ser propulsores de la masificación al acceso al dinero. “Me gustaría que fuesen las criptomonedas, pero no todos saben el riesgo ni protegerse de ellos”, argumenta.

Benson es más optimista con las stablecoins. El dinero electrónico, para él, seguirá siendo “centralizado”, y dejará a los usuarios a merced de cualquier cambio que las entidades nacionales puedan hacer. Asimismo, seguirá teniendo todo el conocimiento de tus transacciones y movimiento. “Es un poder que no necesita tener el gobierno”.

Asimismo, se atreve a predecir dos nuevas fases en las criptomonedas que serán noticias en un futuro de corto plazo: el game-fi o play to earn (videojuegos donde combatir genere dinero digital) y la llegada del e-commerce con el pago en criptomonedas.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.